miércoles, 24 de octubre de 2018

Torneo, atornillar y torniquete, tres palabras con un mismo origen etimológico: ‘dar vueltas’



A simple vista, si tomamos palabras tan distintas en su significado como ‘torneo’, ‘atornillar’ o ‘torniquete’, no caeremos en la cuenta que estos tres vocablos tienen algo en común: su procedencia etimológica y que provienen de un mismo término de raíz latina: ‘tornus’, cuyo significado es ‘dar vueltas’.

De ahí también proviene ‘torno’ (como el que usan, por ejemplo, los alfareros), ‘tornillo’, ‘tornado’…

El término latino ‘tornus’ a su vez provenía del griego ‘τόρνος’ (tórnos) que significaba literalmente ‘girar’.

Supongo que rápidamente habréis encontrado la relación directa entre atornillar(introducir un tornillo haciéndolo girar alrededor de su eje) y torniquete (dispositivo para evitar o contener una hemorragia a base de hacerlo girar y comprimir la herida) pero os preguntaréis por qué he indicado que el término ‘torneo’ proviene del mismo origen etimológico.

Pues bien, hoy en día conocemos como torneo a ciertas competiciones deportivas, pero para encontrar la procedencia del término hemos de ir hacia la Edad Media en la que se le llamaba de este modo a los combates que se realizaban hombre contra hombre, donde los contrincantes iban montados sobre un caballo, vestían una armadura y portaban una lanza.

El lugar en dónde se llevaba a cabo estos desafíos estaban delimitados por unas estacas (de ahí la expresión ‘dejar en la estacada’) y una vez que se llegaba hasta el final el caballo debía girar para volver a acometer al contrario y lanzarlo contra el suelo y ganar (‘hacerle morder el polvo’).

Esas continuas idas y venidas (giros) del jinete es lo que dio origen a que dichos combates recibieran el nombre de torneo y, por tanto, tengan la relación directa con los otros términos comentados.

Publicado originalmente en 20minutos

Add

Contenido Relacionado