jueves, 28 de junio de 2018

Cómo un pequeño Yorkshire Terrier salvó a 250 soldados y se convirtió en héroe de la Segunda Guerra Mundial



En algún momento de la Segunda Guerra Mundial, un batallón de soldados estadounidenses se vio en una encrucijada. Ese día, un perro, un pequeño Yorkshire Terrier, salvó la vida a centenares de militares y se convirtió en un héroe del conflicto. Su nombre: Smoky.

Varios meses antes, en marzo de 1944, el cabo Bill Wynne, un nativo de Ohio de 22 años que se encontraba destinado en el Cuerpo Aéreo del Ejército de EE.UU. en Nadzab, Nueva Guinea, se encontró a una diminuta Yorkshire Terrier.
En realidad, la había encontrado uno de sus compañeros en una trinchera abandonada a un lado de la carretera. El hombre estaba dispuesto a venderla. El animal estaba desnutrido y escuálido. Y debido a que otro soldado había pensado que el perrito estaba demasiado caliente debajo de todo su pelaje, la había esquilado dejando su cabello sobresaliendo en mechones desiguales.



Sin embargo, Wynne, quién había estado cerca de los perros toda su vida, decidió quedarse con el animal: desembolsó el precio de venta que pedía el soldado y la llamó Smoky. Durante aproximadamente año y medio, el soldado y la perrita iban a sobrevivir a ataques aéreos, tifones y una decena de misiones de combate juntos.

Wynne encontró a Smoky muy fácil de entrenar, y en muy poco tiempo la perrita estaba ayudando en el frente de batalla, teniendo su momento de gloria cuando la embestida de los alemanes estaba afectando la comunicación, y los comandantes estadounidenses necesitaban con urgencia pasar las líneas telefónicas a través de una tubería que se extendía varios metros bajo tierra desde la base hasta tres escuadrones separados, donde todos carecían del equipo adecuado.

Dicha tubería tenía solo 20 centímetros de diámetro, y la única forma de poner las líneas en su lugar era hacer el trabajo a mano, es decir, que docenas de hombres cavaran una zanja para colocar los cables bajo tierra, un trabajo sumamente peligroso que habría llevado días, y que dejaría a los hombres expuestos a los ataques enemigos constantes.

Smoky y Bill Wynne

Así fue como depositaron todas sus esperanzas en una solución poco convencional: enviar a la pequeña Yorkshire terrier a través de la tubería con una cuerda de cometa atada a su collar. La cuerda podría usarse para enhebrar los cables a través de la tubería. Llamándola, persuadiéndola para que avanzara desde el otro lado, estaba su dueño, el cabo Wynne.

Smoky llegó al otro lado, se estableció la red de comunicación y se le atribuyó el salvamento de la vida de unos 250 hombres y 40 aviones ese día. Sin embargo, en los años venideros, la pequeña Yorkie obtendría otra gran aclamación al convertirse en uno de los primeros perros de terapia para los soldados heridos.

Ocurrió cuando Wynne contrajo la fiebre del dengue y lo enviaron al hospital. Después de un par de días, unos amigos de Wynne llevaron a Smoky a verlo, y las enfermeras, encantadas con el animal y su historia, le preguntaron si podían llevarla a visitar a otros pacientes heridos en la invasión de la Isla Biak.

Smoky y Bill Wynne

Durante los cinco días que pasó en el hospital, Smoky dormía con Wynne en su cama por la noche, y las enfermeras la recogían por la mañana para llevarla de visitas de pacientes, y luego devolverla nuevamente al final del día. Wynne contaba que había notado el efecto tan poderoso que el perro ejercía sobre los soldados a su alrededor, cómo Smoky era capaz de aligerar el ambiente, no solo con su presencia, sino también con su personalidad.

Las noticias sobre su capacidad se extendieron, y Wynne y Smoky recibieron invitaciones para actuar en otros hospitales. Mientras observaba a los hombres en sillas de ruedas sosteniendo a Smoky en sus brazos, el cabo podía ver la diferencia que estaba haciendo el pequeño perro. “Cuando entramos a la sala, había un cambio total”, decía. “Todos sonreían, todos la querían”.

Smoky no fue el único perro que ayudó a la recuperación de los veteranos heridos después de la Segunda Guerra Mundial. En una casa de convalecencia de la Fuerza Aérea en Pawling, Nueva York, el personal médico fue testigo del notable efecto que podía tener un perro en un paciente, cambiando por completo su perspectiva mental.

Smoky y Bill Wynne en los hospitales


Después de eso, trajeron más perros y finalmente construyeron una perrera en el terreno para albergarlos a todos. La tendencia se extendió, y de la misma manera en que los dueños ofrecieron voluntariamente a sus perros para servir con las fuerzas estadounidenses que luchaban en el extranjero, trajeron a sus mascotas para servir como perros de hospital para ayudar a los soldados heridos a recuperarse de sus heridas.

A finales de la década de 1940, se calcula que los civiles habían donado unos 700 perros. En muchos sentidos, los primeros de terapia, cuyas habilidades curativas no solo fueron reconocidas, sino también aprovechadas con gran efectividad.

En cuanto a Smoky y Wynne, tras la guerra continuaron recorriendo hospitales para ayudar en la recuperación de los soldados. Smoky se retiró en 1955, y murió dos años más tarde, en 1957, a la edad de 14 años.
Image: WC

Por cierto, existe una estatua en Cleveland que inmortaliza la figura de la perrita que se convirtió en toda una heroína de la Segunda Guerra Mundial.

Via: es.gizmodo.com

Add

Contenido Relacionado