sábado, 21 de abril de 2018

Lugares abandonados que han sido conquistados por la naturaleza



Jonathan Jimenez, alias Jonk, lleva más de una década viajando por el mundo y fotografiando a
quellos sitios abandonados donde la naturaleza ha terminado imponiéndose a la mano del hombre. Sus instantáneas, de una belleza excepcional, han dado lugar a un libro llamado Naturalia. Más información sobre el artista en su web o en su cuenta de Instagram


El lado invisible



Jonathan Jimenez lleva ya muchos años fotografiando lugares abandonados, en los que muestra el lado invisible de las cosas. Cualquier sitio poco concurrido es algo fascinante para él y sus instantáneas así lo demuestran.

Allí donde la naturaleza vence


A Jonk le gusta acudir con su cámara a aquellos sitios abandonados en los que la naturaleza se ha terminado imponiendo a la mano del hombre. Lugares que tuvieron su apogeo y donde ahora los árboles y plantas vuelven a campar a sus anchas.

La belleza del deterioro


Para Jonk fotografiar grietas, ventanas rotas, edificios vacíos o coches abandonados supone una gran inyección de adrenalina. Disfruta mucho descubriendo nuevos lugares que han quedado olvidados para la mayoría de las personas.

Una pasión temprana


Desde que apenas tenía 17 años, este fotógrafo francés empezó a viajar por el mundo con su cámara en las manos capturando cualquier cosa curiosa. Al principio su objetivo eran las culturas locales, pero poco a poco fue perfilando sus preferencias.

Barcelona lo cambió todo


Desde siempre mostró interés por el grafiti y un viaje a Barcelona hace ya más de una década hizo que empezara a fotografiar el arte callejero. Pasar a los lugares abandonados después fue coser y cantar.

Los lugares secretos de los grafiteros


Jonk se fue adentrando en lugares más solitarios, aquellos sitios en los que normalmente los grafiteros van buscando tranquilidad y donde poder hacer sus creaciones grandes.

Explorando París


Su campo de pruebas fue la capital francesa. Allí pudo explorar a su antojo las catacumbas, el metro o los tejados. Escenarios poco comunes en la fotografía, pero que sin embargo a él le encantaban.

La intensidad y la belleza


En estas localizaciones, que a mucha gente le puede parecer que no tienen nada especial, Jonk encontró una gran intensidad de los ambientes y una belleza única. Terminó prendado de estos lugares que transmiten tantas cosas pese a estar abandonados.

Más de 700 ubicaciones


Jonk ya ha visitado más de 700 localizaciones distintas para hacer su serie de lugares abandonados. En total ha estado en más de 30 países en cuatro continentes. Su archivo no puede ser más completo.

La magia del poder de la naturaleza


Para el fotógrafo, lo mejor de su trabajo es la forma en la que la naturaleza se va apoderando de todo lo que un día fue suyo y perdió. A través de ventanas rotas, de grietas en la pared o del propio suelo emerge la vegetación con toda su fuerza.

El resultado de su trabajo es un libro


Naturalia ha visto la luz recientemente y contiene algunas de las mejores instantáneas que ha sido capaz de capturar Jonk durante sus viajes en los últimos años.

Más proyectos


En su página web Jonk también anuncia que está preparando otro proyecto de un libro, pero no revela nada más. Emplaza a sus seguidores a esperar hasta julio de 2018 para poder resolver la incertidumbre.

El principio y el final de todo


Su trabajo es una metáfora perfecta de que todo empieza y acaba en la naturaleza, un canto a la vida y al planeta que en el mundo actual se echa de menos muchas veces con la contaminación y la mano del hombre afectando en el medio ambiente.Con información de 20minutos.es

Add

Contenido Relacionado