jueves, 22 de febrero de 2018

Puto, majunche, amigovio: cuáles son las palabras más buscadas en el diccionario de la RAE




Quienes trabajan con el lenguaje como materia prima saben del poder de las palabras. Una palabra puede construir un puente o un muro. En toda forma de expresión se esconde un tráfico de ideologías, doctrinas, aparatos críticos, creencias.

Darío Villanueva es el director de la Real Academia Española, cargo que desempeña desde 2011. Es quien tiene la misión de velar por la conservación de la lengua, que los cambios que se vayan sucediendo —y la lengua es un organismo vivo en constante mutación— no quiebren la unidad del español. El Diccionario de la RAE, entonces, puede ser visto como el defensor del idioma, pero también en el agente nomenclador: el guardia que protege o que encarcela.

Durante el brindis que se hizo en Madrid por la entrega del premio Alfaguara —que finalmente ganaría el mexicano Jorge Volpi—, Darío Villanueva habló con Infobae Culturay contó algunos de los desafíos de su trabajo.

El término amigovio lo utilizan 300 millones de hispanohablantes y en su momento la incorporación del término generó muchas controversias

Contó, por ejemplo, que hoy están trabajando para incluir en el diccionario la palabra heteropatriarcado, pero que se niega rotundamente a excluir sexo débil: "No podemos ejercer censura sobre el diccionario", dijo y, para sostenerlo, refirió las veces que Victoria Ocampo había utilizado esa expresión en sus cuentos.

¿Cuáles son las palabras que habitualmente les piden sacar del diccionario?

—Generalmente son palabras relacionadas con discriminación, pero que son palabras que existen. Voy a poner un ejemplo: dentro del diccionario, el adjetivo jesuítico tiene una acepción, que es hipócrita, y los afectados, que, en este caso, se identifican con la Compañía de Jesús, protestan. Ya lo decía Aristóteles: las palabras sirven para lo justo y para lo injusto. En el diccionario están las palabras para ser correcto, pero también las palabras para ser canalla. No es sólo un idioma para los buenos. El Diccionario de la RAE es la obra de referencia para más de 500 millones de hablantes de español en todo el mundo.

¿Siempre son reclamos sobre palabras con connotación negativa?

-No siempre. Una persona me escribió diciendo que teníamos que retirar del diccionario la palabra mayormente porque le hería los oídos y la consideraba una palabra feísima. También nos han escrito hace poco diciendo que hay que retirar racional porque es discriminatoria contra los seres que no son racionales. Son argumentos inválidos por completo. Se nos ha pedido que retiremos la última acepción de la palabra cáncer, que, después de las acepciones que se refieren a la enfermedad o al signo del zodíaco, dice que es cualquier trastorno que afecta gravemente a la vida de la sociedad y pone un ejemplo: "La droga es el cáncer de la sociedad". Nos exigían que la retiramos porque se consideraba ofensiva para los enfermos de cáncer. Sin embargo, se utiliza continuamente. Tenemos documentación sobradísima y las Academias no podemos transigir. Nosotros no inventamos las palabras ni pedimos que se usen ni hacemos propaganda de ellas. Continuamente recibimos este tipo de peticiones y nuestra respuesta es que jamás haremos un diccionario censurado.

¿Cómo se negocia la inclusión de términos con América Latina?

—El diccionario se hace en consonancia con todas las Academias y contiene muchísimos términos americanos que no se usan en España. Por ejemplo, cuando salió la última edición nos criticaron mucho porque aparecía la palabra amigovio. Esa palabra no se usa en España; se usa, o bien una expresión circular que es "amigo con derecho a roce" o una expresión muy grosera que es "follamigo". Entonces nos criticaban por haber puesto una palabra que no existe. ¡Claro que existe! La utilizan 300 millones de hispanohablantes.

Es interesante lo que dice, porque pone en efecto la verticalidad del lenguaje.


Darío Villanueva en la celebración en 2007 en Cartagena de Indias (Colombia) del IV Congreso Internacional de la Lengua Española

—Claro que sí. Le doy otro ejemplo. El año pasado nuestro diccionario en línea tuvo 750 millones de consultas en todo el mundo, pero especialmente de nuestros países. Todos los meses me dan un reporte sobre los países y las palabras que más han consultado. Hace cuatro años, más o menos por esta fecha, la palabra que se consultaba más era cultura, una palabra común a todos los hispanohablantes. Pero de repente apareció otra, que era majunche. Majunche es una palabra del Caribe que significa lo mismo que boludo, pelotudo o pendejo, según la zona. ¿Qué pasó? Había comenzado la campaña electoral en Venezuela, la última a la que se presentó Chávez, y él a Capriles, que era su opositor, nunca le llamaba por su nombre, sino que le llamaba siempre "el majunche". Majunche está en el diccionario y en España no se usa para nada. Y en Argentina tampoco. Pero está porque es una palabra de Caribe y Venezuela. Créame que el diccionario está hecho en consonancia con todas las Academias. Algunas trabajan con más intensidad, otras con menos porque tienen recursos limitados, pero lo queremos ir perfeccionando cada vez más. Que no sea el diccionario de la Academia Española, que no lo es. Es diccionario de la lengua española.

¿Las consultas del diccionario van en relación con los hechos políticos y sociales?

—Ya que estamos hablando de las más consultadas, hace tres años, la más consultada fue abdicar, por la abdicación de Juan Carlos I. Pero inmediatamente después, fue puto. ¿Por qué? Porque había empezado la copa del mundo de selecciones y la FIFA denunció a la Federación Mexicana porque los hinchas de México, cuando sacaba el arquero le gritaban "¡Puto! ¡Puto! ¡Puto!" para intimidarlo. Entonces la FIFA decía que era un insulto homofóbico y sexista. Eso lo detectamos continuamente.

Con información de infobae.com

Add

Contenido Relacionado