domingo, 17 de julio de 2016

La hamburguesa negra de Darth Vader y otros objetos absurdos de marketing de cine

El «merchandising supone un buen porcentaje de ingresos de algunas producciones. Al calor de este beneficio se ha dado licencia a productos de lo más diverso y sorprendente.

La hamburguesa «'Dark' Vader»
A decir verdad, la saga de «Star Wars» fue y es una de las grandes explotadoras del merchandising, de hecho, los millones de objetos bajo licencia de la película suponen un porcentaje nada menor de la millonaria industria que ha supuesto la creación de Lucas. Y aunque se puede encontrar toda clase de disparates, puede que el fallo más clamoroso fuese esta nada apetecible hamburguesa «'Dark' Vader» que la cadena Quick puso en marcha cuando la saga regresó a nuestras vidas. Por suerte tenían alternativa. La Jedi Burger tenía mejor aspecto y les salvó la papeleta.


El calzón de Leónidas en «300»
Pues sí, si algo tenía la cinta de Zack Snyder era su visualidad, acompañada de atléticos corpachones que hacían que cualquier admirador del cuerpo humano, fuesen cuales fuesen sus preferencias privadas pasase un buen rato observando la Batalla de las Termópilas... Pero de ahí a comercializar los calzones de Leónidas. Pues se hizo, y se vendieron con cierta fortuna. Cierto que no hubo tanto cuerpo privilegiado entre los compradores como para provocar el mismo efecto que los espartanos en sus parejas. Puede que no sentasen demasiado bien según qué fisonomía los portase.

El trozo de carne con que entrenaba «Rocky»

La fiebre en torno a «Rocky» tuvo poco que envidiar a «Star Wars» en cuanto a creación de figuritas que coleccionar. Así que pronto se agotaron los objetos coherentes y se pasó a lo accesorio, y en series muy limitadas, para despertar la codicia de los coleccionistas. Rocky entrenaba golpeando un buen costillar porcino. Y se convirtió en figura. Más éxito tuvo otra figura de la misma serie: Rocky magullado, y en su silla de ruedas. Puede que den risa, pero no intente adquirirlos por eBay, son absolutamente inaccesibles a bolsillos normales.

Oler como «Los Vengadores»
Pues dado que el invento del cine oloroso fracasó estrepitosamente, no sabemos muy bien cómo deben oler los super héroes de moda. Pero suponemos que tanta batalla o enfundarse en trajes de hierro no debe de dejarles en muy buen lugar para una cita. Pero la misma empresa que había comercializado un pack similar con los personajes de «Star Treck» decidió poner aroma a cuatro de los Vengadores. «Huele como tus héroes», decía la promo. Sorprendentemente, el dedicado a «Iron Man» se vendió con cierto éxito. El de Hulk o Thor, algo menos.

La escoba vibradora de «Harry Potter»
La idea era de entrada aparentemente disparatada. Claro que si uno va al origen y explicación del supuesto vuelo de las escobas de las brujas no estaba desencaminada. Sea como fuere, duró en el mercado lo que el rostro compungido de algunas madres y padres. Así que se retiró con cierta agilidad y fue sustituida por una escoba idéntica, pero que no vibraba. Dada su fugacidad comercial y la escasa venta, hoy son un objeto nada barato en mercados secundarios.

Información de hoycinema.abc.es

Add

Contenido Relacionado