viernes, 13 de noviembre de 2015

Las historias reales de los niños que fueron criados por animales



Los pequeños que aprendieron a sobrevivir sin contacto humano, gracias al cuidado de animales, son prota
gonistas de grandes obras de la literatura pero también de increíbles casos reales.


  • Uno de ellos es el "niño orangután". Con no más de 7 años de edad, vivía como un primate en los bosques de Malasia, trepando a los árboles y consiguiendo su propio alimento. Sin hablar, aprendió a relacionarse con los orangutanes, quienes, considerándolo parte del grupo, lo protegieron cuando fue hallado por el ejército. Para capturar al niño, los militares debieron hacerse paso entre sus gigantescos familiares, llegando a disparar dardos tranquilizantes a varios de ellos.
  • En un desierto de Siria, en la década de 1950, fue encontrado un pequeño de características muy singulares. Sus impresionantes músculos no correspondían a los de un ser humano de su edad, y corriendo llegaba a alcanzar los 50 kilómetros por hora. Parece la historia de un superhéroe, pero en realidad se trataba de un niño que vivía entre gacelas. Luego de la difícil captura, el pequeño fue internado, pero poco después huyó sin dejar rastro.
  • El caso de Natasha Mikhailova no está ambientado en la selva, en el bosque ni en el desierto, sino en la azotea de su propia casa. Allí fue encerrada por sus padres, quienes no querían saber nada de ella. Pero Natasha no estaba sola, la acompañaban algunos perros, que se convirtieron en su familia. Cuando fue encontrada en 2009, los especialistas se sorprendieron al ver a la pequeña de 5 años de edad andando en cuatro patas, ladrando y bebiendo con la lengua.

FUENTE: El Mundo
Imagen: Shutterstock

Add

Contenido Relacionado