miércoles, 28 de octubre de 2015

Evita los calambres en las piernas cuando duermes



¿Hay algo que puedas hacer para librarte de él? O aún mejor, ¿para evitar que ocurra?

Estás sufriendo un calambre. Y si te ha despertado en mitad de la noche, puede resultarte particularmente
 alarmante.


Tres consejos

Aunque muchas personas los padecen, los médicos no están seguros de qué produce los calambres nocturnos.

Se trata de uno de esos misterios que han intrigado a los científicos por años.
Con frecuencia se los atribuye a efectos colaterales de algunas medicinas o de que el cuerpo haya hecho más esfuerzo de lo normal.

Se estima que una de cada tres de las personas mayores de 60 años sufre de calambres. De unos pocos segundos a 10 minutos es lo que puede llegar a durar esta contracción involuntaria, repentina y severa de los músculos.

Algunos medicamentos pueden reducirlos, pero en ciertos casos no son efectivos y están asociados con algunos efectos secundarios serios.

Los expertos ofrecen las siguientes recomendaciones:

Haz estiramientos

Algunas investigaciones muestran que vale la pena considerar el estiramiento muscular como una terapia alternativa para ayudar a reducir la frecuencia y severidad de los calambres nocturnos.

Cambia la postura de las piernas cuando estés en la cama

Hay ciertas posiciones que pueden evitar que el músculo de la pantorrilla se haga más pequeño, contrayéndose o tensándose cuando estás en la cama.

Si duermes boca abajo, trata de que tus pies sobresalgan del borde de la cama. Eso los mantendrá en un posición relajada. Si duermes boca arriba, trata de asegurarte de que tus pies apuntan hacia arriba. Puedes lograrlo poniendo una almohada bajo la pierna o en el borde de la cama para elevar el pie y mantenerlo en su lugar.

Ojo con la ropa de cama

Finalmente, fíjate en la ropa de cama. Mantener las sábanas y cobijas sueltas puede ayudar a evitar que los pies terminen apuntando hacia abajo mientras duermes, lo cual favorece la aparición de calambres.

¿Y si ya me despertó?

Lo mejor que puedes hacer cuando te da un calambre es tratar de revertir la contracción, estirando el músculo afectado. Sin embargo, no hay acuerdo sobre cómo funciona este mecanismo.

Se cree que estirarse ayuda a detener los calambres de dos maneras: primero, separa físicamente las proteínas contráctiles del músculo, la actina y la miosina. Si no se permite que estas proteínas interactúen, el músculo no puede contraerse. En segundo lugar, se cree que los estiramientos hacen que el músculo se relaje. Estirar el músculo incrementa la tensión en el tendón, lo que envía impulsos al cerebro diciéndole al músculo acalambrado que se relaje.

Hay quienes sugieren algunas “curas” inusuales, basadas en el consumo de ciertos alimentos, para detener el calambre una vez que empieza. Explora a continuación algunas de ellas y averigua si hay evidencia científica que respalde la idea de que funcionan de verdad.

Comer cambur

Es improbable que funcione. El cambur es rico en potasio y algunos creen que la carencia de este mineral causa el calambre. Pero incluso si fuera cierto, tomaría demasiado tiempo el que la sustancia llegara a la sangre para detener el calambre.

Tomar agua de pepinillos

Podría funcionar. Hay investigaciones que sugieren que beber el agua de la botella de los pepinillos reduce la duración de los calambres. Pero los científicos no están seguros de por qué. El mejor consejo sigue siendo hacer estiramientos.

Información de: ve.emedemujer.com

Add

Contenido Relacionado