sábado, 20 de septiembre de 2014

¿Vivirías en una "casa acantilado"?


Todavía es un concepto, pero a juzgar por el fotomontaje, las vistas son imbatibles.
Una casa anclada a un precipicio ofrece sin duda unas vistas al mar muy llamativas. Pero, ¿es un lugar donde cualquiera estaría dispuesto a vivir?
"Se vende elegante propiedad junto al mar con espectaculares vistas para compradores sin vértigo", deberá decir el anuncio.
Aunque hasta ahora es sólo un concepto de Modscape, una empresa australiana que diseña y construye viviendas prefabricadas, la "casa acantilado" es suficiente para darle un vuelco en el estómago a cualquiera que le molesten las alturas.
El proyecto, con tres habitaciones, un elegante salón, aparcamiento y un tentador (o provocador de náuseas, según se mire) spa al aire libre junto a una zona para asados en la parte baja.
El minimalismo de la decoración interior busca que los visitantes centren su atención en las impactantes vistas del océano.
Según el sitio en internet de la compañía, el concepto surgió después de que una pareja se acercara para pedirles que exploraran cómo construir una casa de vacaciones en "parcelas extremas" de la costa de Victoria.

La decoración minimalista busca resaltar las vistas.
Inspirados por cómo los moluscos se adhieren al casco de los barcos, el diseño prevé que la casa se haga a partir de cinco módulos interconectados por un ascensor, todo aferrado a la cara del acantilado con acero.

Poco convencionales




Puede parecer precario y expuesto a la erosión de la costa, pero no hay razón para pensar que el diseño no vaya a ser estructuralmente viable, comenta Maxwell Hutchinson, expresidente del Real Instituto Británico de Arquitectos.
Casa acantilado
El proyecto incluye un aparcamiento en el techo.

Las vigas taladradas en la roca podrían soportar el peso del edificio tanto como los crampones sostienen a un escalador.
Mientras la mayoría asume que las construcciones deben hacerse hacia arriba a partir de los cimientos, es igualmente posible, en teoría, hacerlas suspendidas o colgadas, comenta Hutchinson.
De hecho, existe ya una tradición de propiedades poco convencionales alrededor del mundo que incluyen casas flotantes, otras bajo el agua e incluso hoteles de hielo.
Pero, advierte, "todas esas cosas son caras porque la industria de la construcción odia cualquier cosa inusual".
Cualquiera que quiera tener una "casa acantilado" va a necesitar poner mucho dinero.

Y eso no sería lo único, como dice Hutchinson: "Deberá ser alguien con un estómago muy duro".

Información de BBC Mundo

Add

Contenido Relacionado