jueves, 7 de diciembre de 2017

Los carbohidratos, los refrescos y las aspirinas erosionan los dientes



Gran parte de las causas que favorecen el desgaste del esmalte de los dientes son componentes abrasivos que están presentes en la dieta diaria moderna, como los alimentos azucarados o los ácidos —-aquellos que poseen un pH menor a 7— , que incluyen desde las bebidas carbonatadas (su pH promedio es de 2,4), hasta la aspirina, el analgésico de consumo masivo compuesto por los ácidos acético y salicílico. Luis Calatrava, Decano de la Facultad de Odontología de la Universidad Santa María, considera que la erosión dental está en ascenso.



Los dientes no son trozos de hueso, sino tejidos mineralizados. La disminución del esmalte —-que incluye elementos como la resistente hidropaxtita—- provoca la exteriorización de la dentina y el afectado puede sufrir de hiperestesia al ejercer presión en el área o al hacer contacto con ciertas temperaturas de alimentos o bebidas.

El dolor agudo que acusan los pacientes con sensibilidad dental se debe a que la dentina posee una gran cantidad de poros conectados con la pulpa dentaria subyacente, que reaccionan ante los cambios de temperatura y desencadenan una sensación más cruda ante los estímulos percibidos.

La dentina, también bautizada como el marfil de los dientes, consiste en una materia dura, compacta y blanca que principalmente están formados los dientes de los vertebrados, que en la corona está cubierta por el esmalte y en la raíz por el cemento, de acuerdo con la Real Academia Española.

Las fisuras en un diente y las encías retraídas, que pueden ser producto del envejecimiento o consecuencia de un cepillado dental inadecuado o excesivo, son otros agentes de riesgo que pueden ocasionar la hipersensibilidad, de acuerdo con Centro de Cuidado Bucal de Colgate.

La sensibilidad dental también se puede auto diagnosticar gracias a la visualización de cambios físicos, como el opacamiento y pérdida del color natural del diente afectado hacia un tono amarillento.

Métodos preventivos


El goce de una óptima salud bucodental previene la aparición de problemas estéticos y funcionales. Algunas degeneraciones como el cáncer de boca, las enfermedades dentales —como las caries y la erosión del esmalte— y patologías periodontales (que pueden afectar a las encías, el ligamento periodontal, el cemento radicular y/o el hueso alveolar), pueden evitarse empleando una óptima técnica de cepillado, en donde las cerdas recorran y esparzan dentífrico —preferiblemente rico en flúor— por las caras internas, externas y masticatorias de los dientes, por los tejidos y músculos internos, y que esté complementada por el uso tanto de herramientas de limpieza interdental como del colutorio, por lo menos dos veces al día. 

El Centro de Cuidado Bucal de Colgate recomienda que los pacientes visiten a un profesional que, mediante la anamnesis, analizará las causas y grados de la corrosión en los dientes y recetará los tratamientos idóneos para cada caso.

En consulta, generalmente los odontólogos utilizan el flúor por su propiedad para inhibir el desarrollo de caries dentales, es antibacteriano -lo detiene el sarro-, y principalmente, porque remineraliza la capa esmalte y fortalece las áreas afectadas. También pueden recomendar un dentífrico con alta concentración de flúor para que el paciente utilice diariamente y así favorecer la regeneración del diente. Al igual que utilizar cepillos con cerdas sutiles, acompañado de una con crema dental contra la sensibilidad, son otros métodos efectivos recomendados por la empresa multinacional de cuidado bucal .

La empresa Vitis, por su parte, señala la importancia de minimizar el consumo de alimentos o bebidas con pH muy ácido. En caso de hacerlo, hacer un esfuerzo por que no se distribuya por la cavidad bucal, por lo que sugieren el uso de pitillos. Y se debe esperar por lo menos diez minutos a que la saliva disuelva los componentes y de esa forma no sean tan corrosivos contra el el esmalte dental.

Otros de los productos asequibles para solventar la sensibilidad dental son los dentríficos que, entre su composición, incluyen una fórmula de fluoruro de estaño estabilizado y hexametafosfato de sodio. Estos elementos favorecen a la reducción de la placa bacteriana, blanqueo de manchas superficiales; facilitan la cura de enfermedades periodontales; atenúan la sensibilidad. Elimina las caries de forma más efectiva en comparación con pastas dentales con más fluoruro. Frena la pérdida del esmalte y el mal aliento.

Igualmente, los colutorios y pastas ricas en nanopartículas de hidroxiapatita pueden ayudar a regenear el esmalte.


Entre algunos métodos caseros está el enjuague bucal, o bien una pasta dental para aplicar con el cepillo, a base de una pequeña porción de bicarbonato de sodio diluído en agua. En sustitución, se puede diluir sal, ya que favorece la eliminación las bacterias, para hacer gárgaras dos veces al día.

Por otra parte, el aceite de canela puede calmar la hipersensibilidad dental ante las temperaturas, mientras que la raíz de jengibre, la pimienta de Cayena y hierbas como la menta son analgésicos naturales que podrían ayudan a calmar los receptores y, por consiguiente, la sensibilidad dental.

Cifras del panorama bucal

  • Según la Organización Mundial de la Salud, 60% de los niños y casi 100% de los adultos de todo el planeta tienen caries.
  • Cerca 30% de la población mundial con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años no tiene dientes.
  • La mala alimentación, el tabaquismo, la ingesta de alcohol y la falta de higiene bucodental son factores de riesgo.

Con información de ElUniversal.com

Add

Contenido Relacionado