domingo, 15 de octubre de 2017

Por qué el sexo "mañanero" es el mejor



Cada pareja tiene su horario de preferencia. Las relaciones sexuales por la noche son las más comunes. Sin embargo, comenzar el día teniendo sexo podría otorgar las energías necesarias para un buen despertar.

El final del día es el momento de mayor acumulación de estrés y preocupaciones. Con tantas cosas en la mente, es difícil concentrarse en lo importante. Por la mañana, nada de esto es un problema. Además, si el sueño fue reparador, el cuerpo está descansado y mejor dispuesto al encuentro. Tranquilo, o no tanto "El juego previo suele ser más corto, pero el coito es con más frenesí", agregó el especialista. Las poses pueden variar, se permiten las posiciones tranquilas. Sin embargo, cuando la mujer se despierta, no hay quien la pare. Según Ghedin, la mujer prefiere estar arriba, "moviéndose en forma enérgica junto con los movimientos de cadera del hombre".

"La entrega espontánea del encuentro por la mañana no programado, ayuda a que los cuerpos estén con menos inhibiciones, lo cual lleva a niveles más altos de excitación", explicó Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

El sexo matutino contribuye a una mejor circulación de la sangre y previene infartos. Tener relaciones por la mañana permite entre otras cosas quemar calorías sin tener que salir de la casa.

“En mi experiencia los hombres prefieren más el sexo matinal, están más despiertos y con más ganas. En cambio, las mujeres prefieren el sexo nocturno y un poco más de dedicación que el mañanero”

Las ventajas del sexo matutino

Ejercicio por la mañana

El sexo mejora la capacidad aeróbica convirtiéndose en un buen ejercicio (istock)

Realizar ejercicio libera endorfinas y activa el metabolismo. Las relaciones sexuales a primera hora brindan energía para sobrevivir a la rutina. Además, fortalecen los músculos y huesos.

Ropa cómoda

El final del día es el momento de mayor acumulación de estrés y preocupaciones. Con tantas cosas en la mente, es difícil concentrarse en lo importante. Por la mañana, nada de esto es un problema. Además, si el sueño fue reparador, el cuerpo está descansado y mejor dispuesto al encuentro. Tranquilo, o no tanto "El juego previo suele ser más corto, pero el coito es con más frenesí", agregó el especialista. Las poses pueden variar, se permiten las posiciones tranquilas. Sin embargo, cuando la mujer se despierta, no hay quien la pare. Según Ghedin, la mujer prefiere estar arriba, "moviéndose en forma enérgica junto con los movimientos de cadera del hombre".

Nada de trajes y botones, en el sexo matutino solo hay prendas fáciles de quitar.

Más tiempo en la cama

Tener relaciones en las primeras horas del día mejora el apetito (shutterstock)

Permite pasar un rato más la cama. Despertar temprano para ir a trabajar puede ser una tarea difícil. La mejor forma de combatir ese momento es el contacto físico con la pareja.

El resto del día será muy bueno

El final del día es el momento de mayor acumulación de estrés y preocupaciones. Con tantas cosas en la mente, es difícil concentrarse en lo importante. Por la mañana, nada de esto es un problema. Además, si el sueño fue reparador, el cuerpo está descansado y mejor dispuesto al encuentro. Tranquilo, o no tanto "El juego previo suele ser más corto, pero el coito es con más frenesí", agregó el especialista. Las poses pueden variar, se permiten las posiciones tranquilas. Sin embargo, cuando la mujer se despierta, no hay quien la pare. Según Ghedin, la mujer prefiere estar arriba, "moviéndose en forma enérgica junto con los movimientos de cadera del hombre".

Las endorfinas y la oxitocina son las responsables del buen humor al finalizar el acto sexual. Las primeras son consideradas la "morfina del cuerpo", una especie de analgésico natural. Permiten sacar las fuerzas para cumplir los objetivos a lo largo del día.

La oxitocina, por otro lado, es la hormona de los mimos y del cariño. Se libera cuando entramos en contacto con los demás y ayuda a crear lazos sociales fuertes.

No hay excusas

El sexo por la noche es bueno si todavía hay energía, pero depende de un gran grupo de factores. Si la pareja no está convencida ni con ganas, seguro no resulte en una buena experiencia.

"Las excusas deben ser dejadas de lado por lo menos para tener una primera experiencia de sexo matinal", detalló el médico psiquiatra y sexólogo.

Sin sustancias tóxicas de por medio

El sexo sobrio es más íntimo y se siente mejor.

Es el momento de mayor cantidad de energía

La cantidad de horas que se necesita dormir varía según la persona y la edad

"El sueño es fundamental para el sexo, se producen distintos procesos fisiológicos que 'limpian' el cerebro de las impurezas que se han juntado durante el día, ayudando a estar más despejados, con mejor concentración y registro de las sensaciones eróticas", advirtió.

Visión al 100%

El final del día es el momento de mayor acumulación de estrés y preocupaciones. Con tantas cosas en la mente, es difícil concentrarse en lo importante. Por la mañana, nada de esto es un problema. Además, si el sueño fue reparador, el cuerpo está descansado y mejor dispuesto al encuentro. Tranquilo, o no tanto "El juego previo suele ser más corto, pero el coito es con más frenesí", agregó el especialista. Las poses pueden variar, se permiten las posiciones tranquilas. Sin embargo, cuando la mujer se despierta, no hay quien la pare. Según Ghedin, la mujer prefiere estar arriba, "moviéndose en forma enérgica junto con los movimientos de cadera del hombre".

En la mañana, a plena luz del día, se consigue ver a su compañero en todo su esplendor.

Libre de estrés

El final del día es el momento de mayor acumulación de estrés y preocupaciones. Con tantas cosas en la mente, es difícil concentrarse en lo importante. Por la mañana, nada de esto es un problema. Además, si el sueño fue reparador, el cuerpo está descansado y mejor dispuesto al encuentro. Tranquilo, o no tanto "El juego previo suele ser más corto, pero el coito es con más frenesí", agregó el especialista. Las poses pueden variar, se permiten las posiciones tranquilas. Sin embargo, cuando la mujer se despierta, no hay quien la pare. Según Ghedin, la mujer prefiere estar arriba, "moviéndose en forma enérgica junto con los movimientos de cadera del hombre".

El final del día es el momento de mayor acumulación de estrés y preocupaciones. Con tantas cosas en la mente, es difícil concentrarse en lo importante. Por la mañana, nada de esto es un problema. Además, si el sueño fue reparador, el cuerpo está descansado y mejor dispuesto al encuentro.

Tranquilo, o no tanto

"El juego previo suele ser más corto, pero el coito es con más frenesí", agregó el especialista. Las poses pueden variar, se permiten las posiciones tranquilas. Sin embargo, cuando la mujer se despierta, no hay quien la pare. Según Ghedin, la mujer prefiere estar arriba, "moviéndose en forma enérgica junto con los movimientos de cadera del hombre".

Con información de infobae.com

Add

Contenido Relacionado