sábado, 9 de septiembre de 2017

Los niños que oyen muchas veces el mismo cuento aprenden más rápido



Repetir una y otra vez el mismo cuento es bueno para el aprendizaje de los niños, según un estudio de la Universidad británica de Sussex, y sus autores consideran que es esta repetición lo que acelera la adquisición del vocabulario.

El estudio fue dirigido por la psicóloga Jessica Horst y sus resultados son consecuencia de un experimento en el que se expuso a dos grupos de niños de 3 años al aprendizaje de dos palabras nuevas.

Cada una de ellas era una palabra inventada para designar un objeto desconocido, como por ejemplo "sprock", para referirse a un artículo manual empleado para mezclar comida.

Cuando ya el chico lee solo, se lo puede ayudar intercambiando personajes (Shutterstock)

Durante el plazo de una semana, uno de los grupos escuchó tres historias diferentes con estas palabras, mientras que el otro grupo escucho una única historia con las mismas palabras nuevas. Pasado ese período, se constató que los niños a los se había contado solo un cuento recordaban mejor las nuevas palabras que los niños a los que se había contado tres historias diferentes.

"Sabemos que cuanto mayor es el número de libros que se tiene en casa, mejores son los resultados académicos de los niños, pero lo que no hemos comprendido es cómo ocurre es aprendizaje", dijo Horst.

Y agregó: "Lo que esta investigación sugiere -explicó la psicóloga- es que lo importante no es el número de libros, sino la repetición de cada uno de ellos, porque es lo que propicia un mayor aprendizaje".

En coincidencia con Horst, la doctora Luisa Granato, médica pediatra de la Universidad Nacional de La Plata explicó a Infobae que el lenguaje es una forma de comunicación humana que permite manifestar sensaciones, pensamientos y sentimientos.

Los beneficios de la lectura en niños son muchos (Shutterstock)

"Hasta el año, los bebés y padres interacutan con gestos, movimientos, miradas, sonidas y muestras de afecto. Siempre es imporante estimular el lenguaje del bebé en un ámbito relajado. Le da disciplina y ayuda al cerebro para incorporar nociones de lenguaje".


"El cuento es una forma de estimular al bebé. Las primeras veces se lee en forma rápida. Luego se utilizan las provocaciones, es decir, dejar frases incompletas para que el niño las complete. Es bueno intercambiar las frases, así no repite siempre la misma. Y cuando el chico puede leer por sí solo, es muy bueno la toma de turno, es decir, que cada uno lea un personaje", aseguró la especialista del Centro Médico Pilares.
Cada vez que un chico escucha el mismo cuento, adquiere más información

Y agregó que también es bueno equivocarse en la narración. "Eso se llama narración equivocada, lo que permite que el chico corrija al adulto. A medida que el cuento es más atractivo, nos podemos alejar del texto, para caracterizar a los personajes. El lobo es malo, el cerdito es distraído", precisó la especialista, que detalló que es importante que cuando uno selecciona un cuento, tenga información precisa e imágenes claras.

"Cada vez que un chico escucha el mismo cuento, adquiere más información. rimero comprende la historia, luego percibe los detalles. No se necesitan grandes cantidades de libros para entretenerlo y darle las herramientas que necesita para un buen aprendizaje", concluyó la experta.

Horst indicó que ya era conocido que los niños que ven el mismo programa de televisión o la misma película una y otra vez "ofrecen mejores resultados en los posteriores exámenes de comprensión".

"Lo que creemos que está ocurriendo con la lectura es que cada vez que un niño escucha el cuento está adquiriendo nueva información. La primera vez puede ser solo la comprensión de la historia, la segunda la percepción de los detalles y la descripción, y así progresivamente", dijo la profesora del centro británico.

Repetir un mismo cuento a los chicos es beneficioso para su aprendizaje (Shutterstock)

"Y si la nueva palabra se introduce en una variedad de contextos, como ocurrió con aquellos a los que se les leyeron tres cuentos diferentes, lo más probable es que los niños no logren concentrarse tanto en la palabra nueva", añadió la investigadora.

Con información de infobae.com

Add

Contenido Relacionado