viernes, 11 de agosto de 2017

El polémico método de crianza que propone que los bebés aprendan a ir al baño



En épocas en las que se discute a qué edad se debe iniciar el proceso para que un niño deje los pañales y la idea que asegura que el control de esfínteres es madurativo y nada se logrará si se fuerzan los tiempos de un niño, una nueva corriente viene a ponerle –más– "picante" al asunto.

Promovido por una pareja de pediatras oriunda de California, el polémico "método sin pañal" plantea entrenar a los padres para estar en sintonía con sus hijos y asegura que mediante la observación, los cuidadores empezarán a entender el ritmo natural de evacuación del niño, así como las pistas que da mediante sonidos o movimiento corporal, y en lugar de dejarlo hacer sus necesidades en el pañal podrán llevarlo al baño desde los primeros días de vida.

A priori parece una estrategia muy engorrosa, si se tiene en cuenta que durante los primeros meses de vida los bebés hacen sus necesidades entre cinco y seis veces por día, pero sus defensores aseguran que las evacuaciones no son tan aleatorias como se cree.
El polémico “método sin pañal” plantea entrenar a los padres para estar en sintonía con las necesidades de sus hijos

El argumento central que justifica el método, que los médicos californianos probaron con su tercer hijo, es el cuidado del medio ambiente.

En la mayoría de los países occidentales los padres suelen empezar a retirar el pañal y enseñarles a sus hijos a ir al baño entre los dos y los tres años de edad. Eso significa que, calculando cuatro pañales al día por niño, al cabo de dos años y medio las familias habrán contribuido a la contaminación del planeta con 3.650 pañales, que no son biodegradables.

Además del gasto económico, en dos años y medio una familia habrá contaminado el planeta con 3.650 pañales (iStock)

Así, el inusual método de crianza que evita el uso de pañales desechables hace hincapié en la comunicación que se debe establecer con el bebé sobre sus necesidades de eliminación del pis y la caca.

"Existe la noción de que los bebés se liberan inesperada y constantemente durante el día, pero, al contrario, los bebés de manera natural eliminan heces y orina en momentos predecibles, como al despertarse o después de comer", escribieron sus promotores recientemente en un editorial de la revista especializada Pediatrics.

"Los cuidadores pueden incorporar señales sonoras, como un tarareo o un suave silbido, para asociarlas al acto de eliminación. Con la práctica muchos niños aprenden a eliminar cuando están en la posición correcta y escuchan la señal", añadieron en el documento Jeffrey Bender, pediatra especialista en enfermedades infecciosas, y su esposa Rosemary She.

Contra los detractores que se oponen a "entrenar al niño", los promotores del método aseguran que "el bebé no tiene que 'aguantar' o aprender a controlar sus esfínteres, entre otras cosas porque esa es una capacidad que se desarrolla fisiológicamente con la maduración de la vejiga y el cerebro".

Lo que el método sin pañal propone más bien es entrenar a los padres para estar en sintonía con sus hijos. Y como consecuencia, algunas familias aseguran que sus niños no usan pañal durante el día desde los 12 meses.

Ventajas y desventajas

El inusual método de crianza que evita el uso de pañales desechables (iStock)

De acuerdo con las directrices generales de los pediatras, el método sin pañal no afecta negativamente la salud de los pequeños.

Quienes lo promueven, además del evidente ahorro en dinero y en contaminación, destacan como ventaja una mayor conexión con el bebé y un menor riesgo de que aparezca irritación y dermatitis del pañal, pero lo cierto es que no hay grandes beneficios para la salud del niño.

¿Y cuando mamá y papá trabajan y no están todo el día en casa? Tanto para Andrea Olson como Laurie Boucke, otras especialistas en este método de crianza, los padres que trabajan también pueden seguir esta estrategia "a tiempo parcial", practicándola a primera hora de la mañana, al final del día y los fines de semana.

"No estamos en contra del pañal. El pañal es una herramienta", puntualizaron, para luego asegurar que "la idea es que se haga un uso consciente y puntual del pañal, pero que el niño no dependa exclusivamente del mismo y se haga todo siempre encima".

Quienes son fans del método también apuntan que en general es más fácil limpiar a los niños y no se gastan tantas toallitas húmedas como cuando se cambia un pañal. Aunque los posibles "accidentes" en diferentes ambientes de la casa pueden llegar a convertirse en todo un problema.

Finalmente, los amantes de la técnica aseguran que el pañal es más cómodo y práctico para los padres, pero moverse y caminar con una gruesa "bombacha" de plástico no debe ser muy cómodo para los bebés, sobre todo si está húmeda.

El debate está planteado. Habrá que esperar que el método se haga más conocido para discutir sus beneficios y su real efectividad.

Con información d infobae.com

Add

Contenido Relacionado