viernes, 28 de abril de 2017

Diez lugares con los árboles más impresionantes del mundo



Desde Japón hasta Nueva Zelanda, destinos para dejarse impresionar.



Jardines Kawachi Fuji




En la ciudad japonesa de Kitakyushu están los famosos jardines Kawachi Fuji donde hay más de 150 plantas de glicinias de 20 especies diferentes. La atracción principal del jardín es el túnel de la Wisteria que permite a los visitantes caminar y fotografiarse bajo este túnel de miles de flores en tonos rosadas y malvas.

La mejor época para visitar este jardín japonés es a finales de abril y hasta mediados de mayo.


Árboles en Slope Point



En el extremo sur de Nueva Zelanda, en Slope Point, se encuentran unos árboles que crecen en ángulo debido a las fuertes corrientes de los vientos antárticos que se dan en este inhóspito lugar al que no llega ninguna carretera.

En Slope Point, los ganaderos, -abundan las ovejas,- plantan árboles jóvenes para que el ganado busque refugio. Así los árboles, golpeados por el viento que viene del Océano Antártico, crecen con sus ramas retorcidas en ángulo casi recto.

Cerezos en flor en el Valle del Jerte



A finales de marzo y principios de abril, sin que haya una fecha fija, se produce la floración de los cerezos del Valle del Jerte, en Extremadura, un espectáculo que suele durar unos diez días y que tiñe de blanco el valle entero.

Lo ideal para ver la floración es hacer un recorrido por todos los pueblos que componen el Valle del Jerte y disfrutar de diferentes perspectivas. Pero hay que tener en cuenta que, normalmente, no florecen todos los cerezos a la vez, si no que primero lo hacen los que están en las zonas más bajas, a menor altitud, y a medida que van pasando los días van floreciendo los cerezos del resto de zonas, acabando con la floración de las zonas más frías o de mayor altitud.

La Fiesta de Interés Turístico Nacional del Cerezo en Flor se celebra este año 2017, del 31 de marzo que se inaugura en Cabezuela del Valle hasta el Rebollar, el 8 de abril.

Sangre de Dragón



En la isla de Socotra, una de las cuatro islas de un pequeño archipiélago del Océano Índico perteneciente a Yemen crece una curiosidad botánica, el Drago o Sangre de Dragón (Dracaena cinnabari) del que brota una savia roja que en el Renacimiento se empleó como pigmento para los pintores y hoy en día es utilizado para elaborar medicamentos y decoración de cerámica.

Esta isla es un auténtico reservorio de vida animal y vegetal que apenas ha cambiado a lo largo de la historia. Los botánicos sitúan a la flora de Socotra entre las diez que más peligro de desaparición corren en el mundo. Los murciélagos son los únicos mamíferos nativos de la isla.

Este extraño ejemplar de Sangre de Dragón también se encuentra, aunque en menor medida, en las Islas Canarias y Marruecos.

Eucalipto Arcoíris



Uno de los árboles más decorativos y que más ha proliferado es el Eucalyptus deglupta o «Arcoíris», original del sur de Filipinas, Papúa Nueva Guinea e Indonesia.

Este árbol, que puede llegar a crecer hasta tres metros en un año, se caracteriza por las distintas tonalidades que toma su tronco al mudar su corteza, algo que hace todos los años pero en diferentes momentos, así el verde del interior se va oscureciendo para dar los colores ocres, anaranjados y púrpuras.

El pino sobre Chapel Rock

En Michigan, en el National Lakeshore junto al Lago Superior, se encuentra una curiosa formación rocosa, la Chapel Rock. Sobre esta peculiar columna rocosa y en una pequeña superficie de tierra crece un impresionante árbol. Pero ¿cómo es posible que sobre una roca siga desarrollándose un elemento natural? En principio esta columna era un arco y las raíces se extiendía por la montaña. Hoy en día las raíces crecen sobre el borde de la roca hasta el risco principal donde si hay abundancia de agua y nutrientes.

En este Parque Nacional, el primero designado como tal en los EE.UU. en 1966, los acantilados se han ido esculpiendo en forma de cuevas y arcos que en ocasiones simulan torres de castillos o rostros humanos. Un paisaje en movimiento que da lugar a este tipo de elementos.

Jacarandas en Sudáfrica

Con la llegada de la primavera son muchos los lugares que se tiñen de color. En Sudáfrica, las jacarandas crean túneles violetas que recorren las calles, los caminos y las carreteras de las principales ciudades del país. En Johannesburgo, la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica existen alrededor de diez millones de árboles aunque el paisaje también se puede disfrutar en otros lugares como Pretoria, donde hay más de 700.000 árboles de esta especie.

The Dark Hedges



Uno de los destinos más pintorescos del mundo es «The Dark Hedges», un camino cerca de la ciudad de Ballymoney en el condado de Antrim, en Irlanda del Norte donde decenas de hayas forman un arco convirtiendo el camino en un romántico túnel y destino turístico de miles de visitantes.

El origen de «The Dark Hedges» se remonta al siglo XVIII cuando la familia Stuart plantó las filas de hayas a la entrada de su mansión, la «Casa Gracehill». Dos siglos más tarde, los árboles se han convertido en uno de los fenómenos naturales más fotografiados en Irlanda del Norte.

Baobab de Madagascar



En la isla de Madagascar, la más grande de África y la cuarta más grande del mundo, crece este curioso ejemplar de árbol. El Adansonia es un género de la familia Malvaceae cuyos miembros son árboles conocidos popularmente como baobab, árbol botella o pan de mono. De las ocho especies de Adansonia seis crecen en esta isla del Océano Índico.

Son comúnmente conocido como «árbol plantado al revés» ya que cuenta la leyenda que eran unos árboles tan presumidos que Dios les dio la vuelta. Por ello se dice que ahora las ramas del árbol están enterradas y las raíces crecen hacia arriba.

Parque Nacional de las Secuoyas, California

El Parque Nacional de las Secuoyas en California, Estados Unidos fue creado en 1890 y consta de una extensión de 1635 km². Una de las características predominantes de este parque es el famoso bosque de las secuoyas gigantes, incluyendo al conocido General Sherman, el árbol más grande del mundo llama la atención por su espectacularidad, con 84 metros de alto y 11 de diámetro. Durante mucho tiempo se creyó que este árbol tenía unos 3.500 años pero diversos estudios recientes han determinado que la edad de este árbol no supera los 2.000 años.

Con información de abc.es

Add

Contenido Relacionado