viernes, 14 de abril de 2017

Descubren que los neandertales usaban “aspirinas”



Un estudio desarrollado por investigadores de 31 países diferentes, sobre especímenes neandertales, dos de ellos de 49 mil años de antigüedad hallados en la cueva El Sidrón (Asturias), y otros dos provenientes de la cueva Spy (Bélgica), revelaron sorprendente cantidad de nueva información acerca de la otra especie humana inteligente.

La investigación se basó en algo nunca analizado antes: las muestras de los depósitos de sarro dental de los neandertales, donde pudo hallarse ADN de diferentes especies de animales, plantas y hongos de los que éstos se alimentaban, así como muestras de las bacterias que albergaban sus bocas. Un verdadero tesoro de información, según el paleontólogo Antonio Rosas, miembro del equipo de investigación.



Uno de los hallazgos que más sorprendió a los especialistas fue la diferencia entre las dietas de los neandertales del norte de Europa y los de Sidrón que revelaron los restos de ADN encontrados en sus bocas: mientras que los primeros consumían carne (rinocerontes lanudos y muflones) los segundos sólo consumían piñones, musgo y setas (puede que consumieran carne en tan poca cantidad que no dejó rastro genético alguno), mientras que los científicos siempre habían creído que ambas dietas eran altamente carnívoras.

Uno de los aspectos más llamativos de la investigación tiene que ver con lo encontrado en el “individuo 2” de la cueva El Sidrón. Los depósitos de sarro de sus dientes contenían ADN de hongos como el Penicilium (antibiótico natural) y de álamo, cuya corteza, raíces y hojas contienen ácido salicílico, principio activo de las aspirinas modernas. En este individuo se habían hallado restos de un patógeno conocido como Enterocytozoon bieneusi, que provoca serios problemas gastrointestinales en los humanos, así como un orificio en la mandíbula que sugiere un absceso.

Es decir que el individuo padecía una enfermedad bucal y gastrointestinal severa, que pueden relacionarse con las plantas medicinales halladas en su sarro dental. Esto sugiere que los neandertales conocían el efecto terapéutico de las plantas y las empleaban para sanarse. Un hecho que no tiene precedentes, ni siquiera entre individuos de nuestra propia especie, considerada más avanzada.

Fuente: abc.es

Add

Contenido Relacionado