jueves, 9 de marzo de 2017

¿Eres zurdo? La ciencia por fin podría haber encontrado la razón



Antiguamente, ser zurdo a menudo se intentaba utilizar para demostrar que una persona estaba maldita. La palabra latina para 'izquierda' es sinister. En castellano, la derecha es la diestra y la izquierda, siniestra. Efectivamente, esa palabra tiene otras connotaciones. Malas connotaciones. En inglés viene de la expresión anglosajona lyft, que significa débil o roto. Manejar la mano zurda ha sido visto como un mal hábito, un signo del diablo, de la neurosis, la rebelión, la criminalidad o la homosexualidad. Los esquimales piensan que si eres zurdo, eres un hechicero potencial. En la Biblia, los salvados se sientan a la diestra de Dios, mientras que los condenados están a la izquierda. El arcángel Miguel se representa a la derecha, mientras que Samael (de la palabra hebrea para el lado izquierdo, se'mol) es Satanás y está a la izquierda.

En realidad, la mitad de los presidentes de Estados Unidos en los últimos 75 años han sido zurdos. También Albert Einstein, Isaac Newton, Charles Darwin, Benjamín Franklin, Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Rembrandt, Rafael y M.C. Escher. Los zurdos se consideran a menudo como inusualmente creativos o musicales, porque se asociaba que en ellos, el lado derecho de su cerebro, más creativo y abstracto, está al cargo. Hemos creído durante mucho tiempo que el factor determinante para hacer una de las dos manos dominante sobre la otra se reducía a qué lado del cerebro se usa más, pero ahora la ciencia podría tener una nueva pista para dar una respuesta más fiable del por qué algunas personas son zurdas. Si tuvieran razón, habríamos estado muy equivocados todo este tiempo.

Hasta ahora la hipótesis dominante era esa idea del cerebro izquierdo contra el derecho, que sugiere que cada hemisferio controla su lado opuesto del cuerpo. Se argumenta, a través del efecto de la evolución, que la selección natural pondría al cerebro izquierdo a cargo del habla y el lenguaje, lo que explicaría por qué la mayoría de las personas son diestras. La ciencia ha buscado durante mucho tiempo un gen específico responsable de la mano. Pero a pesar de todas las investigaciones realizadas, esta teoría ha ido llevando siempre a callejones sin salida y hacen dudar de que ese gen único y poderoso quizá no exista.

Con todos los estudios realizados, se habría podido demostrar de forma más o menos consistente que habría genes implicados en la mano zurda un 25% del tiempo, sin embargo, algunos científicos también creen que el predominio de la mano es en gran medida aleatorio. Otras investigaciones afirman que los fetos de mujeres que con depresión fuerte o altos niveles de estrés durante el embarazo, tenían más probabilidad de tocar sus caras con la mano izquierda. Otros afirman que ser zurdo podría haber sido una ventaja evolutiva cuando puso a algunas personas en una situación de ventaja durante un combate, ya que sus oponentes no esperarían golpes procedentes del lado izquierdo.

Los genes siempre son importantes, pero para nada son definitivos. Por ejemplo, en los casos de gemelos idénticos con la misma dotación, surge que pueden tener una mano dominante diferente. En otro estudio relacionado con los deportes se vio que en determinadas disciplinas como el béisbol, el boxeo o el hockey, se podía estimar el número de atletas zurdos (más del 50% en béisbol y más del 10% en otros deportes menos en el golf, que solo hay un 4%). Como en la teoría evolutiva del combate, en los deportes con oponente hay más zurdos que en los más solitarios (como el golf). No es tan descabellado creer, pues, que el instinto de supervivencia también influya y la teoría del cerebro izquierdo contra el derecho se haya sobreestimado.

Los científicos no han podido encontrar gran diferencia entre zurdos y diestros en cuanto a personalidad y rasgos que la definen. Ni la extroversión, ni la conciencia o la disposición y la apertura a nuevas experiencias. Además, en la Universidad de Wellington en Nueva Zelanda, en su laboratorio de neurociencia, concluyeron que sí, el 98% de los diestros tendrían predominancia de funciones en el lado izquierdo, pero es que también lo tendrían alrededor del 70% de los zurdos. Por lo que no hay una correlación clara para la teoría de siempre. Es cierto que la ciencia, había encontrado tendencias y patrones a lo largo de muchos años pero no se puede concluir de forma rotunda esas intuiciones.

Pero un nuevo estudio, realizado por el Dr. Sebastian Ocklenburg sugiere que la causa no puede ser explicada por el cerebro, sino que más bien tendría relación con la médula espinal. Junto a su equipo, se encontraron que a partir de la 13ª semana de embarazo, la actividad en la médula espinal del bebé ya da muestras de asimetría. El córtex motor del cerebro está ligado a la médula y su actividad se concentraría en las partes de esta relacionadas con la transmisión eléctrica hacia manos, piernas y pies. Una asimetría en la concentración de transmisión definiría si alguien escribe con la mano derecha o la izquierda. Han llegado a relacionar, incluso, que los bebés todavía en el útero parecen preferir chupar un pulgar a otro.

Lo más innovador de este estudio es que afirma que lo que pasa fuera de la barriguita de mamá, fuera del útero, también podría jugar un papel fundamental. Algunos factores ambientales, sin relación aparente con los genes, influirían en la simetría al cambiar las interacciones de las enzimas de alrededor del feto, influyendo en cómo se desarrolla el material genético. Estos serían los llamados factores epigenéticos y serían capaces de alterar la actividad que influye en la asimetría presente en la espina dorsal.

Fuente: Gonzoo.com

Add

Contenido Relacionado