lunes, 20 de marzo de 2017

El secreto de la capacidad extraordinaria del hombre que corrió 50 maratones en 50 días



Cuando Dean Karnazes trató de averiguar cuál era el límite de lo que podía correr sin parar no fueron sus piernas las que flaquearon.

Lo que detuvo al ultramaratonista estadounidense después de tres días y tres noches corriendo fue el sueño.

"Cuando llevaba más de 500 kilómetros y 81 horas corriendo sin parar creo que encontré mi límite. Pase dos noches sin dormir y estuvo bien, pero en la tercera comencé a alucinar, me quedaba dormido corriendo y entendí que ese era el límite funcional que un humano podía alcanzar, por lo menos en cuanto en mi", le dijo Karnazes a la BBC.

El corredor también ha completado 50 maratones en 50 días y ha recorrido 217 kilómetros sin parar por el Valle de la Muerte en California con temperaturas que rondan los 49ºC y por el polo sur, donde el termómetro está a -25ºC.

Para Karnazes no se trata de qué tan rápido puede correr. Para él se trata de por cuánto tiempo lo puede hacer.

Lo que diferencia a Karnazes de la mayoría de los seres humanos es que para él no hay un umbral láctico o anaeróbico que lo limite, como ocurre hasta con el más dotado de los atletas olímpicos.

En toda su vida nunca ha experimentado una fatiga muscular o ha sufrido calambres. Para él no hay un límite físico, sino mental.

Epifanía

Karnazes nunca hubiera conocido lo que ocurre en su cuerpo de no haber sido por lo que pasó la noche de su cumpleaños número 30.

"Estaba en un bar, haciendo lo que hacemos en Estados Unidos el día de tu cumpleaños, bebiendo con mis amigos", contó.

Karnazes contó que tuvo una epifanía cuando cumplió 30 años que le hizo redescubrir su pasión por correr.

"Tenía un muy buen trabajo en San Francisco como ejecutivo y todo lo que te puedes imaginar -un auto de la compañía, acciones, seguro de salud- pero me sentía miserable. Y tuve una epifanía: 'sal del bar'", recordó durante su participación en el programa de la BBC Incredible Medicine: Dr Weston's Casebook(Medicina increíble: el libro de casos del Dr. Weston).

"A las 11 de la noche, borracho, corrí 48 kilómetros en el medio de la noche".

"Mientras corría fue la única vez en la que en verdad me sentí con vida y cuando más me sentí vivo fue cuando sentía que me costaba".

Karnazes fue un asiduo corredor durante su infancia, pero lo había dejado durante su adolescencia, por lo que incluso él se sorprendió esa noche que no sentía fatiga muscular después de 15 años de inactividad.

Lo que ocurre


Una vez de regreso a la carretera fue superando sus metas, pero no fue hasta 2006 que supo que era biológicamente diferente al resto.

"Me enviaron a un centro en Colorado", le contó Karnazes en una entrevista con el periódico británico The Guardian.

"Primero realizaron una prueba de mi capacidad aeróbica y los resultados fueron consistentes con los de otros atletas altamente entrenados, nada extraordinario".

GETTY IMAGES - El ultramaratonista estadounidense es toda una celebridad en su país, ofreciendo charlas y recibiendo invitaciones a participar en eventos.

"Después me sometieron a una prueba de umbral láctico. Dijeron que el examen duraría 15 minutos y pararían. Después de una hora lo detuvieron y dijeron que nunca habían visto nada igual antes".

Para la mayoría de nosotros hay un límite en el que ya no podemos seguir cuando hacemos ejercicio.

Eso se debe a que cuando cuando bajan los niveles de oxígeno en los músculos comienza a ocurrir un desequilibrio y el organismo tiene problemas para limpiar el ácido láctico que se genera en los músculos, que es cuando dejan de funcionar y viene el colapso.

Eso no ocurre en el cuerpo de Karnazes que puede controlar la producción de ácido láctico debido que tiene más glóbulos rojos que el promedio de las personas.

Los glóbulos rojos son los que transportan oxígeno a través de reacciones químicas impulsadas por las mitocondrias en las células de los músculos.

GETTY IMAGES - Karnazes considera que el estilo de vida que lleva ha contribuido a potenciar el don genético que posee.

Estás reacciones se mejoran por la presencia de un tipo de enzima en particular, que permite transformar el ácido láctico nuevamente en glucosa, que es la fuente principal de energía de los músculos.

Este proceso se puede impulsar con entrenamiento hasta un límite, pero en el caso de Karnazes se cree que su habilidad es producto de una privilegiada herencia genética, dotada con el tipo de enzimas requeridas y mitocondrias con mayor capacidad.

Esto significa que sus músculos siempre tienen el oxígeno que necesitan.

El ultramaratonista también está convencido que el llevar una vida sana, con buena alimentación y baja exposición a toxinas contaminantes, ha contribuido a optimizar su don genético.

La combinación ideal para una persona como Karnazes, quien al correr es cuando se siente más vivo.

Información de BBC Mundo

Add

Contenido Relacionado