lunes, 6 de febrero de 2017

Películas célebres transformadas en algo completamente diferente



Alguien en internet ha tenido la magnífica y muy necesaria ocurrencia de añadir sangre y gore a un puñado de escenas de la franquicia Mi pequeño angelito, aquellos incombustibles clásicos navideños protagonizados por Macaulay Culkin que combinaban Bricomanía, Art attack y autodefensa. Y el resultado de añadir esa hemoglobina y un algo de carne picada digital convierte aquella violencia de dibujos animados de las películas en una dolorosa experiencia en la que hasta los títulos de crédito son estremecedores:





Por ahora esta revisión sangrienta tan solo cuenta con cuatro escenas (en Youtube se pueden encontrar el segundo, tercero y cuarto clip del experimento) pero la idea de revisitar el metraje de películas célebres para mutarlas, tirando de edición digital, hasta obtener algo completamente diferente es un hobby clásico de los más mañosos, uno que ha parido joyas divertidísimas del montaje creativo.


Transformers como película de serie B de los cincuenta

Blanco y negro, Vistavision, exclamaciones en letras gordas sobreimpresas y un narrador explicando lo que ocurre en pantalla en todo momento porque en los cincuenta se ve que la gente era un poco corta. La chatarrería de Michael Bay rediseñada como una serie B añeja.


La bruja como un film de Wes Anderson
El clásico instantáneo del horror reciente La bruja, a través del tono de hipster y postal del Wes Anderson, que ha firmado cosas como Academia Rushmore o Los Tenenbaums: una familia de genios. Incluye conejo adorable.


E.T. como una telecomedia de los noventa

Una serie de secuencias simpáticas con el añadido de los créditos amables y el toque que convierte cualquier cosa en una sitcom americana noventera de manera instantánea: la cancioncilla de la cabecera de Primos lejanos.


Lincoln como un film de artes marciales

Esto es lo que pasa cuando combinas el Lincoln de Steven Spielberg con aquella Lincoln cazavampiros: que te sale una peli setentera de Kung-fu y hachas.


Parque Jurásico como un documental

Extirpando a los visitantes de Parque jurásico lo que queda es un llamativo documental. Como si Parque jurásico no fuese ya un documental sobre métodos de supervivencia eficaces ante las garras de un velociráptor.


Dos tontos muy tontos como un drama digno de Oscar

Jim Carrey y Jeff Bridges, ganador del globo de oro y nominado respectivamente, invitándote a un dramón,protagonizado por un imbécil en busca del amor, revestido de actuaciones soberbias.


Cariño he agrandado al niño como película de kaiju

Disney meets Godzilla.


Origen como una comedia navideña

Leonardo DiCaprio en medio de un blockbuster familiar navideño. Y un trailer que clava todos los recursos tontorrones y típicos de las promociones de comedia.


Elf como un thriller

O cómo convertir a un Will Ferrell inofensivo y vestido de forma ridícula en un psicópata aterrador.


El resplandor como algo muy jodido

Un clásico inmortal de la era digital. Nick DenBoer agarró El resplandor de Stanley Kubrick, le aplicó un barnizado bien grueso de efectos especiales completamente absurdos y lo convirtió en algo que nadie en este mundo podría describir con palabras sin quedarse corto: The chickening.


Fuente: Gonzoo.com

Add

Contenido Relacionado