domingo, 31 de julio de 2016

El bosque creado por el hombre más grande del mundo está en Venezuela



El "Bosque de Uverito", también conocido como “las plantaciones de Uverito”, está ubicado entre los estados Anzoátegui y Monagas, y es el bosque mas grande del mundo plantado por el hombre, con alrededor de 600 mil hectáreas en plantaciones de Pino Caribe.

En 1968 empezó la plantación de pinos en Uverito, al sur de Monagas. Desde que se construyó el segundo puente sobre el Orinoco, los viajeros contemplan estas 550.000 hectáreas de bosque a la orilla de la carretera. La iniciativa de José Joaquín Cabrera-Malo, ingeniero forestal y agronomo venezolano, quien junto a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y el Ministerio de Agricultura y Cría, comenzó la plantación de cientos de Pinos.

El experto hizo las primeras pruebas de siembra de pino Caribe en la Mesa de Guanipa porque le mortificaba como la fuerza de los vientos estaba acabando con la poca capa vegetal que la cubría. Con el tiempo se crea Conare (Compañía Nacional de Reforestación) y se fusionan para fundar CVG Proforca (Productos Forestales de Oriente) que hoy es Maderas del Orinoco.

En 30 años se convirtió en el bosque creado por el hombre más grande del mundo, milagro que además originó un cambio climático espectacular y salvó a la Mesa de Guanipa de convertirse en un gran desierto. Actualmente, en el Bosque de Uverito, más de treinta empresas procesan madera de pino caribe para usos industriales y comerciales.



¿Qué se hace para proteger Uverito?


Hace algunos años conocí parte del compromiso institucional, social y ambiental de Masisa. La mayor mortificación en un bosque como Uverito es evitar los incendios. Las llamas pueden acabar en horas con lo que costó décadas construir.

Para crear sentido de arraigo y mucho afecto por los pinos entre las comunidades cercanas, especialmente los niños, la gente de Masisa buscó unos artesanos, crearon juguetes lúdicos con la madera –animalitos del bosque– y motivaron a los niños para pintarlos. Se hicieron extraordinarias exposiciones en museos por todo el país. Hoy existen los juguetes y se venden en todas partes.

Luego vinieron las cacerías fotográficas. Convocar fotógrafos profesionales y aficionados para recorrer el bosque y las orillas del Orinoco, y captar su fauna y su flora. Los participantes estaban impactados con el paisaje y la variedad de especies.

Ahora el gran proyecto es crear una fábrica de juguetes de madera para ser utilizados en todas las escuelas de Venezuela. Existe un reglamento del Ministerio de Educación que exige el uso de juguetes de madera en preescolar. Lo lamentable es que sólo se consiguen hechos en China. Pudimos visitar el Complejo de Educación Especial Los Caribes, en Guaricongo, estado Bolívar, donde jóvenes con discapacidad han sido entrenados para la elaboración de estos juguetes.

Es un trabajo conjunto con el Rotary Orinoco y Masisa. Conmovedor conversar con algunos de ellos, con sus padres, y entender lo que significa hacer un trabajo productivo por primera vez en su vida, colaborar con el mantenimiento del hogar y saber que serán ellos los primeros fabricantes de juguetes artesanales de madera venezolanos, amparados por una norma Covenin, para ser utilizados por los niños en todo el territorio nacional. Ya existen los prototipos –la rana saltarina, el maromero, las gallinas ponedoras y los pájaros pica-pica– así como los empaques diseñados por Gregorio Siem. Son extraordinarios.


Información de notizulia.net

Add

Contenido Relacionado