domingo, 31 de julio de 2016

Cinco ciudades de cine para revivir tus películas favoritas



Comencemos por Europa. Almería se convirtió en las décadas de 1960 y de 1970 en uno de los escenarios Western del momento. Películas como 'Por un puñado de dólares', 'La muerte tenía un precio' o 'El bueno, el feo y el malo' se rodaron en las áreas naturales protegidas del Desierto de Tabernas y el Cabo de Gata-Níjar. Zonas que ni quedan lejos ni son excesivamente caras. Lo más recomendable es ir en carro, porque, al ser un área rodeada por parques naturales no hay demasiada oferta en transporte público. Una vez allí, elige la fórmula más cómoda y asequible para el bolsillo y no te pierdas (que para eso nos desplazamos hasta aquí) el Parque Temático del Desierto de Tabernas, Fort Bravo y Western Leone. En todos te sentirás un forastero en el lejano Oeste. Podrás fotografiarte en la oficina del Sheriff, en el banco, la barbería, la oficina de telégrafos y otros ambientes como el jardín de cactus, el parque indio infantil, un pueblo mexicano, etcétera. Y, según el escenario que elijas, podrás disfrutar de espectáculos como duelos entre el bueno y el malo, un ahorcamiento o peleas a puñetazos limpios; ir a la cantina a tomar algo o pasear a caballo.

Algo más al sur se encuentra el escenario en el que Humphrey Bogart e Ingrid Bergman se enfrentan al dilema entre el amor y la lealtad. Aunque el equipo de esta emblemática película no salió de los estudios de Hollywood para rodarla, sus fotogramas dejaron grabadas en las pupilas del espectador imágenes de una Casablanca que hoy día podrás visitar por el módico precio de 213 euros (sí, llevas razón, no es un pasaje demasiado low cost). Alojarte aquí, sin embargo, no es demasiado caro. Un hotel, como el Ibis, bastante popular y cómodo te saldrá por desde 28 euros noche y persona. Una vez allí, pásate por el Rick’s Café y pídele al pianista (porque lo hay, y además a los mandos de un Pleyel de la década de los 30) que la toque otra vez.

Bastante más lejos, en un lugar muy muy lejano, rememorarás las aventuras de Frodo y sus colegas en Matamata (Nueva Zelanda). Hobbiton no podía estar a la vuelta de la esquina, eso está claro. Pero vamos a intentar que este periplo no nos destroce el presupuesto del mes, aunque no prometemos nada. Si eres todo un friki de JRR Tolkien éste podría suponer el viaje de tu vida (y de tu bolsillo). Ahorra cerca de 1.300 euros y pide todos los días que te deban en el trabajo porque te espera un vuelo con, al menos, un par de escalas que te llevará más de 36 horas. El avión te dejará en Auckland, a 161 kilómetros del pueblo Hobbit, un lugar que encierra toda la magia de El Señor de los Anillos. Una magia que, sin embargo, no es nada barata. Ya te avisamos que este viaje sólo es apto para fieles seguidores de la saga.

Y de un pueblo de ovejas a la ciudad del viento. La alternativa, la gris, la cuna de los Bulls… Chicago se ha ganado por méritos propios competir en (casi) igualdad de condiciones con Nueva York como joya del séptimo arte. Sus calles han servido de escenario para 'Camino a la perdición', 'Risky Business', 'Alta fidelidad' o 'Enemigos públicos', entre tantos otros títulos. Sí, no te vamos a engañar, llegar hasta esta ciudad no es barato. Un billete ida y vuelta no te costará menos de 400 euros y alojarte te puede salir por unos 60 euros la noche (en un estudio a través de Airbnb) o a partir de 160 euros por noche si eliges un hotel. Con la pasta que te vas a dejar en el viaje, lo mejor será optar por el Chicago más low cost: visitar el Chicago Cultural Center y alguna de sus exposiciones gratuitas; disfrutar del arte urbano que engalana las calles de la ciudad; recorrer los emblemáticos parques, como el Millenium Park; hacerte un selfie en el cartel que anuncia el inicio de la Ruta 66; y visitar gratis la Historic Water Tower.

Como no hay quinto malo, te proponemos San Francisco. 'Vértigo', 'En busca del arca perdido' o 'Bullit' son algunos de los film que tienen como protagonista invitada a esta ciudad que hoy es meca de las nuevas tecnologías y cuna de muchas start up. Por sus calles te sentirás como en una película, creerás que ya has paseado por esas aceras y te asaltarán emociones cuando descubras rincones vividos a través de los frames de aquellos títulos del celuloide. En San Francisco, además, no tendrás excusa para no sacar la cámara de fotos a pasear, con esas casas victorianas y eduardinas de finales del siglo XIX que salían en 'Padres forzosos', ese edificio vetusto que da nombre al distrito Misión Dolores al que acudía Kim Novak a visitar la tumba de su bisabuela al inicio de 'Vértigo', o ese barrio, Castro, uno de los principales santuarios mundiales de la comunidad gay en el que ondea la bandera arco iris y preside la imagen de Harvey Milk, el concejal homosexual al que dio vida Sean Penn y por el que ganó un Oscar.

Estas son sólo cinco de las muchas ciudades encumbradas por el séptimo arte. No te las pierdas, en vivo y en directo.

Información de Gonzoo.com

Add

Contenido Relacionado