miércoles, 18 de mayo de 2016

Los cinco idiomas más difíciles de aprender



El origen, los diferentes alfabetos y la fonética son algunas de las razones que dificultan el aprendizaje

Una de las áreas académicas por excelencia son los idiomas. Desde pequeños comenzamos a conocer palabras y frases a través de dibujos o canciones. Al crecer, nos damos cuenta de la importancia que tienen al viajar y lo mucho que aportan al perfil profesional.

Sigue leyendo y descubre cuáles son los cinco idiomas que representan un verdadero reto para las personas de habla hispana:

Danés. Esta lengua escandinava ha cambiado poco en los últimos siglos y, aunque comparte algunas raíces germánicas, el danés tiene una cantidad de letras y signos gráficos que varían de significado. La pronunciación es monótona, plana y casi sin erres.

Húngaro. Sonoro y grave, este idioma es uno de los menos hablados en el mundo. Cada verbo tiene dos conjugaciones y cada oración múltiples excepciones. Aprenderlo puede llevar más de un año.

Japonés. Tiene más de 10.000 caracteres diferentes, dos alfabetos fonéticos –hiragana y katakana– y una gramática jerárquica. Si además le sumas la caligrafía, será una combinación que resultará en no pocos dolores de cabeza.

Árabe. Empecemos por el sentido inverso, es decir, se escribe de derecha a izquierda. Segundo, la propia caligrafía; también cada palabra tiene tres niveles de pluralidad y una fonética que cambia según el dialecto. Aunque usamos palabras derivadas del árabe en español –almohada, cifra y hasta el popular “ojalá”– es otro de los idiomas más difíciles de aprender.

Chino. Es considerado por expertos en lingüística como el más complejo de todos. El mandarín y el cantonés son los más extendidos, pero se cuentan decenas de dialectos regionales. El chino tiene más de 20.000 símbolos gráficos, los cuales cambian según el grosor de los caracteres, entonaciones y contexto. Sin embargo, las clases de chino están entre las más demandadas en institutos y colegios universitarios. El tiempo estimado para aprenderlo es de dos a tres años.

Información de ve.emedemujer.com

Add

Contenido Relacionado