sábado, 21 de mayo de 2016

Actores que por poco renuncian a grandes personajes



Una escena que no le gustaba, una disputa con el director o un papel que le provocaba dolor, han sido algunas de las razone por las cuales, según E! Online, estos actores casi tiran la toalla y abandonan producción cinematográficas que, en muchos casos, se convirtieron en éxitos de taquilla y crítica.

Michelle Rodríguez, en Rápido y Furioso:




Durante la filmación de la primera película de la saga, la actriz consideró abandonar el proyecto por no estar de acuerdo en cómo su personaje, Letty Ortiz, fue escrito. Al principio, ella le iba a dar vuelta a Don con Brian, lo cual le pareció ilógico a Rodríguez. Por suerte, los guionistas le hicieron caso y cambiaron eso.

Jim Carrey, en El Grinch:


Para lograr la perfecta personificación de El Grinch, Jim Carrey pasó por una tortura, en donde tuvo que sufrir dolores por usar los lentes de contacto del personaje y cientos de horas de maquillaje con prótesis. Por tal razón, algunas escenas fueron modificadas digitalmente.

Ian McKellen, en El Hobbit:


Durante la producción de El Hobbit: Un viaje inesperado, Ian Mckellen consideró salirse ya que le frustró el hecho de que casi todas sus escenas fueron grabadas en un estudio con pantalla verde, en vez de en los escenarios naturales del El Señor de los Anillos.

Jessica Alba, en Los 4 Fantásticos Silver Surfer:


Según comentó la propia actriz, odió la película y su interpretación como Sue Storm, la “Mujer Invisible”. En esta cinta tuvo una serie de problemas con el director Tim Story, quien le hacía exigencias absurdas como que mantuviera una “cara bonita” mientras grababa una escena de llanto.

Al Pacino en El Padrino:


Según algunas declaraciones del aclamado actor, en los primeros días de grabación, él se salió del set -dirigido por Francis Ford Coppola- por los tratos que recibía por parte del equipo de producción. ¿Se imaginan a otro Michael Corleone?

Emma Watson en Harry Potter, La Orden del Fénix:


Aunque te parezca increíble, Emma Watson en el 2006 estuvo a punto de decirle “adiós” a Hermione, ya que estaba cansada de su atadura al personaje y de la rigurosidad del estudio ante las filmaciones.

Fuente: ve.emedemujer.com

Add

Contenido Relacionado