sábado, 23 de abril de 2016

El lado oscuro de los próceres



Seguramente, es posible afirmar que cada ser humano tiene un lado bueno y otro malo; miserias y virtudes; luz y oscuridad. Ni siquiera los más destacados prohombres de la historia escapan a los designios naturales. Hoy te presentamos cuatro personajes históricos y su cara menos conocida.



-El derroche de George Washington: cuenta la leyenda, que el primer presidente estadounidense fue sumamente humilde, al punto de renunciar a su salario. Sin embargo, pocos saben que, en tan sólo siete meses, gastó más de 6 mil dólares, que en la época equivalían al sueldo anual de 75 soldados, en licores. Al cabo de 8 años al frente de las Fuerzas Armadas, había gastado 450 mil dólares y, cuando en plena campaña las tropas estaban hambreadas, celebró su cumpleaños con cordero asado, aves y hasta contrató una banda musical.

-Ulysses S. Grant, entre el alcohol y el racismo: en solamente 15 meses, el líder estadounidense pasó de alcohólico a presidente de la nación, e intentó implementar un plan para deportar a todos los negros del país. Estaba convencido de que blancos y negros jamás podrían convivir en paz, por lo que planificó la adquisición de la República Dominicana, que quiso comprar por 1.6 millones de dólares, para enviar allí a toda la población negra de los Estados Unidos. Esto nunca sucedió, aunque sí llegó a prohibir la presencia de judíos en algunos estados.



-El odio de Winston Churchill hacia la India: durante la Segunda Guerra Mundial, en 1943, la India, que por entonces era todavía una colonia inglesa, sufrió una de las peores hambrunas de su historia. Aunque, tanto Estados Unidos, como Canadá, ofrecieron alimentos gratis, el premier británico decidió asignar a sus tropas todos los recursos alimentarios. Es que Churchill odiaba fervientemente a la India y sus pobladores, a tal punto que, cuando le describieron la dramática escena de los cuerpos apilados, miles y miles de muertos por el hambre, preguntó por qué Gandhi no estaba entre ellos.



-Graham Bell fue enemigo de los sordos: el célebre inventor del teléfono pasó muchos años trabajando con sordos, no obstante lo cual, se oponía al casamiento entre ellos, temeroso de que dieran origen a una nueva raza de sordos que amenazara a toda la especie humana. Además, lideró el apoyo a la prohibición del lenguaje de señas en los colegios y pretendió que todos los niños sordos aprendieran a hablar. Por si todo esto fuera poco, presidió el Segundo Congreso Internacional de Eugenesia, cuna del programa nazi de eugenesia.



Fuente: tuhistory.com
Imagen: Olga Popova / Shutterstock.com

Add

Contenido Relacionado