viernes, 11 de marzo de 2016

Las 10 mejores películas de atracos a bancos



Repasamos algunos de los mejores ejemplos de películas de la historia del cine en las que un atraco a la banca es la columna vertebral de la trama
10- Casta de malditos (1956)

La película que puso a Kubrick bajo el ojo de la crítica mundial, un clásico de los atracos que, aunque en su momento no fuera demasiado original, sentó muchas bases de la fórmula de "equipo organizado". Con un pie dentro del cine negro y dándole la mano a Hichtcock, Kubrick rompió la estructura lineal tradicional armando una arquitectura de flashbacks para organizar la historia de siempre. Quizá el estudio no acabara de asimilar la jugada del maestro y por ello obligaran a utilizar una narración en off innecesaria. Las recurrentes máscaras de payaso para atracar nacieron aquí.



9- Atraco a las tres (1962)

Fernando Galindo era el representante del español medio de vida gris en los años sesenta y, quitando las diferencias culturales, podría ser un reflejo del actual. Atraco a las 3 representa muchos males de la vida esclava de nuestros horarios y oficinas, por eso pese a su humor blanco, hay una dimensión trágica dentro del recurso "atraco de zoquetes", que se sigue usando hasta en Torrente 5 y que era prácticamente inédito. Una fantástica comedia, que se debería redescubrir por quien piense que el cine popular español era solo landismo y comedietas de cine de barrio.



8- Tarde de perros (1975)

Basada en el caso real de un atracador que intentó robar un banco para pagar la operación de cambio de sexo de su novio, esta comedia agridulcees una de las mejores películas de los 70. Es tensa, húmeda y asfixiante, tan divertida como dramática, especialmente por el amargo desenlace. La sensación de claustrofobia sigue funcionando a la perfección cuarenta años después y su discurso resulta aun más válido hoy en día, siendo una rara avis en su verosímil representación de los homosexuales en celuloide.



7- No tengo cambio (1990)

Como muchas otras grandes comedias de Bill Murray, este remake de Atraco al banco de Montreal permanece en un extraño olvido, siendo uno de los trabajos más ácidos del actor. Es, además, su único trabajo como director. A diferencia de la mayoría de pelis de atracos, el plan perfecto de este (entrar disfrazados de payaso, salir como rehenes) no es el clímax sino el principio de toda una odisea para salir de Nueva York. Al final, adquiere tintes de melodrama y una carta de amor/odio a la metrópolis que la emparenta directamente con ¡Jo, que noche!



6- Reservoir dogs (1992)

Poco se puede añadir sobre este clásico que no se haya escrito ya; debut de Quentin Tarantino y aún su película más redonda. El director recoge el método de narración fragmentada de Atraco perfecto, vierte cientos de referencias de cine negro, pulp y de paso plagia la película china City on fire. El nacimiento de un estilo, la resurrección de la serie B tomada en serio y uno de los filmes de atracos al banco más icónicos, sin que éste llegue a verse nunca.



5- Killing Zoe (1993)

El primer exploit del estilo Tarantino, producido por él mismo. La cosa iba de atracos y Roger Avary (coguionista repudiado pero oscarizado de Pulp Fiction) se estrenó con esta curiosidad llena de ticks noventeros que han envejecido regular. A pesar de todo, una apuesta muy grindhouse, antes de que el término se hiciera popular en los 2000. Hermana pequeña europea de Asesinos Natos y Amor a quemarropa, resulta una rareza a reivindicar y ayuda a entender porqué Julie Delphi fue una de las musas de aquella década.



4- Heat (1995)

Vendida como el gran duelo de los dos grandes de la actuación, De Niro y Pacino, tuvo una acogida tibia en su momento, quizá por el decepcionante tiempo en pantalla que compartían las dos figuras a la vez. Los años le han ido regalando prestigio gracias al potente estilo su director, un Michael Mann con ambición épica que ofrece aquí uno de los atracos más memorables de la historia, que aunque sólo sea un parte de su monumental metraje, ha llegado incluso a influenciar en el estilo (y el propio atraco) de la irregular El caballero oscuro.



3- El Plan Perfecto (2006)

Probablemente, la mejor de todo el lote y para mí, junto a La última noche, lo mejor que ha hecho Spike Lee. El robo al banco está rodado de forma excepcional, pero son los giros de guión y el plan completo lo que eleva la película por encima de otras muestras similares. Es mejor no comentar nada de su trama, por si alguien no la ha visto, pero el reparto estelar brilla y cala, destacando un Clive Owen al que dan ganas de aplaudir cuando nos explica un genuino crimen perfecto.



2- The lookout (2007)

Una historia de redención mirada a través del género, con forma de thriller inusual. Un joven con graves secuelas psicomotrices y mentales después de un accidente es utilizado por un grupo de maleantes para realizar el robo al pequeño banco en el que trabaja. Uno de los papeles menos conocidos de Joseph Gordon-Levitt, un entretenimiento sencillo, más oscura de lo que puede parecer y es muy eficaz para resolver una buena historia sin complicaciones, sin alargar situaciones más minutos de los necesarios. Además, Jeff Daniels hace una de las más creíbles interpretaciones de un ciego vistas en pantalla.



1- The Town (Ciudad de ladrones) (2010)

Hasta el momento, la última gran película de atracos a un banco. Dirigida por un sorprendentemente sólido Ben Affleck, fue una de las sorpresas de ese año. Un drama criminal con personajes llenos de claroscuros, que mira al Boston de Infiltrados aprendiendo a coleguear con los chicos del barrio de tantas otras de Scorsese, flirteando con el tono de Heat, y guiñando el ojo a la Kathryn Bigelow de Le llaman Bodhi, utilizando máscaras similares, pero ahora con disfraces de monja.


Información de gonzoo.com

Add

Contenido Relacionado