sábado, 12 de diciembre de 2015

¿Un macabro dictador nominado al Nobel de la Paz? Aunque no lo creas, fueron tres



Seguramente, el Premio Nobel de la Paz es considerado uno de los máximos galardones a los que cualquier figura pública puede aspirar. Sin embargo, a lo largo de la historia se verifican postulaciones que rayan con lo inverosímil.

Hoy, nombres tales como Adolf Hitler, Joseph Stalin o Benito Mussolini pueden son sinónimo de los más crueles delitos cometidos contra la humanidad. Sin embargo, a pesar de ello, fueron curiosamente propuestos a la Academia nórdica, en su momento, para recibir el Premio Nobel de la Paz, galardón que debería reconocer a los ciudadanos más comprometidos con la paz del mundo.

Ciertamente, cuando estos tres dictadores aspiraron al premio, en Europa se vivían tiempos de convulsos y de profusa incertidumbre. Stalin, nominado en dos ocasiones, en 1945 y 1948, fue postulado so pretexto de sus esfuerzos por dar fin a la Segunda Guerra Mundial.

Algunos años antes, en 1938, Hitler, quizá el peor genocida que haya conocido la historia moderna, había sido nominado por un miembro de la Academia sueca,llamado Brant. Éste era en realidad un antifascista declarado, que intentó instalar la polémica entre los funcionarios parlamentarios de Suecia, realizando una propuesta ricídula para criticar satíricamente la situación europea de los años treinta.

En 1935, Mussolini fue candidateado al Premio Nobel de la Paz por los representantes del profesorado de la Universidad de Giessen, en Alemania, entre los que el dictador encontraba varios simpatizantes ideológicos.

De cualquier modo, en ninguno de los tres casos, el comité del Gobierno sueco halló méritos suficientes para galardonar a los dictadores con dicha distinción.


Fuente: muyhistoria.com
Imagen: Shutterstock

Add

Contenido Relacionado