sábado, 12 de diciembre de 2015

La historia del pueblo que se sacrificó para detener una epidemia



Es un dato conocido que la peste negra, o bubónica, se cobró la vida de 150 millones de personas entre el siglo XIII y el XVII, en Europa. Lo que pocos conocen es el extraordinario rol que cumplió, durante el brote letal que sufrió Inglaterra entre1664 y 1666, la población del Distrito de los Picos de Eyam.

En ese entonces, los habitantes de esta localidad ubicada a 56 kilómetros al sureste de Manchester, en la que ahora viven unas 900 personas, llevaron a cabo un acto heroico: dieron sus vidas para frenar la propagación de la plaga que ya había matado, solo en Londres, a 100.000 personas.

La peste llegó a Eyam por una muestra de tela infestada de pulgas, enviada por un comerciante de la capital al sastre local. La muerte del sastre y su familia implicó también que la “muerte negra” había salido del sur de Inglaterra, por lo que podría propagarse al resto del país; fue entonces que los habitantes de Eyam decidieron ponerse en cuarentena y aislarse del mundo para frenar el avance de la enfermedad.Para esto, desarrollaron un plan complejo, que incluía el marcado de un perímetro alrededor del pueblo mediante agujeros en las piedras, para que los comerciantes de los alrededores dejaran allí los alimentos y retiraran el dinero a cambio sin riesgo de contagio. Para la primera mitad de 1666 ya habían fallecido 200 personas y a fines de ese año habían muerto ya 267 de los 344 habitantes de Eyam.

Actualmente, estas piedras agujereadas son una suerte de atracción de turismo histórico, y allí dejan monedas los visitantes, en honor a los habitantes del valiente pueblo que frenó el avance de la peste negra en el Reino Unido.


FUENTE: BBC Mundo
Imagen: Shutterstock

Add

Contenido Relacionado