jueves, 6 de agosto de 2015

Un ordenador por 9 dólares y otras locuras tecnológicas

Un ordenador por 9 dólares y otras locuras tecnológicas

Ordenadores por el precio de una copa en una tasca media, doctores que aseguran que pueden fotocopiar tus sueños y recuerdos, espejos que sirven como ventanas a probadores virtuales, plantas con upgrades nanotecnológicos y cinturones que se ajustan solos. El futuro era ayer

Espejito mágico

Toshiba presentó a principios de año el probador de ropa virtual, un espejo que permite calzarse diferentes modelitos sin pasar por el proceso de tener que desabrochar ni un solo botón o subir cremalleras en sitios de acceso complicado. Tirando de una cámara Kinect, la ocurrencia se topó con un escollo en su presentación oficial al público: alguien en Toshiba había decidido de manera bastante absurda que la ropa es exclusivamente un asunto de mujeres y cualquier caballero que decidiese acercarse a ponerse trapos digitales acababa encontrando que no tenían fondo de armario disponible para hombres y el aparato estaba en su caso más cercano a ser un simulador de travesti casual.


Plantas biónicas

En el todopoderoso Massachusetts Institute of Technology (MIT) llevan más de un año jugando a parchear las creaciones de dios. En 2014 consiguieron implantar unos nanotubos en las hojas de diversas plantas de laboratorio que, sin resultar perjudiciales para el anfitrión, lograban acelerar el proceso de fotosíntesis hasta en un 30%. Lo que vendrían a ser las primeras plantas biónicas conocidas, el Terminator vegetal.


Copia de seguridad de tu cabeza

La Millenium Magnetic Technologies insiste en que su tecnología es capaz de realizar una copia de seguridad de lo que acontece en el interior de la cabeza de una persona. Donald Marks, el hombre al frente de la empresa, asegura que su patentada Cognitive Engram Technology es capaz de registrar pensamientos, sueños y recuerdos almacenados en el cerebro humano. El problema: que aún no tienen ni idea de cómo interpretar el registro de los mismos una vez que los datos han sido volcados con éxito. Marks afronta con bastante fe en el futuro el haber construido una iniciativa adelantada a su tiempo. De momento, cobra 2.000 dólares por hacer una fotocopia del interior de tu melón que ni siquiera él mismo entiende.

Cinturón inteligente

Indiscutiblemente, uno de los avances más interesantes para la humanidad.Belty es el cinturón inteligente que se afloja automáticamente cuando el usuario se ha metido dentro una comida vikinga. Tiene otra utilidad que probablemente resulte menos cautivadora para su público potencial: la de dar un par de apretones de advertencia a los más vagos cuando estos se dediquen a tirarse demasiado tiempo sentados sin hacer nada.


Lentes de contacto

Novartis y Google llevan cierto tiempo experimentando con prototipos de lentes de contacto que puedan tener aplicaciones médicas. Una de las metas más interesantes es la de intentar crear un tipo de lente cómodo que al mismo tiempo permita comprobar en tiempo real datos de la salud del portador como, por ejemplo, el nivel de azúcar en sangre, algo que se logra mediante el análisis de las lágrimas del portador y que resulta tremendamente útil para los diabéticos.



Ordenadores a 9 dólares

Sí, la Raspberry Pi lleva un tiempo danzando por el mundo y hay gente que ha utilizado aquel ordenador del tamaño de una tarjeta de crédito para hacer tuneos tremendamente divertidos. Pero lo que propone C.H.I.P. llama mucho más la atención por apuntar al auténtico low cost: un ordenador funcional, que puedes llevar en cualquier bolsillo, por menos de nueve dólares. Su kickstarter ha recibido una atención desmedida y ha acabado logrando superar los dos millones de pavos con tanto billete arrojado por donantes.



Macetas de Origami

O el ejemplo perfecto de que la tecnología no tiene por qué ir siempre de la mano de cables, microchips, plásticos, objetos de bordes redondeados y una conga de complejos de inferioridad ante el departamento de diseño de Apple. El dúo londinense que forma el Studio Ayaskan decidió que lo más incómodo del mundo de la jardinería era el engorroso trabajo que supone trasplantar a las criaturas que decidieran expandir su sitio en el mundo. Y por eso mismo diseñó la maceta más versátil del mundo tomando como base el arte del Origami, un recipiente que se agranda al mismo tiempo que la propia planta que contiene en su interior.


Información de gonzoo.com

Add

Contenido Relacionado