martes, 21 de julio de 2015

¿Cuáles alimentos debes guardar fuera de la nevera?

¿Cuáles alimentos debes guardar fuera de la nevera?

La temperaturas de conservación puede ser baja o ambiente para diferentes frutas, vegetales y productos frescos

Muchas veces guardas los alimentos recién comprados en la nevera para evitar que se dañen, pero ¿no te has preguntado si estás creando el efecto contrario? Muchos alimentos deben permanecen a temperatura ambiente para mantenerse frescos y saludables.

1. Café, chocolates, frutos secos y algunos quesos

El aroma y sabor del café y del chocolate se pierden dentro de la nevera porque se mezclan con los olores de los demás alimentos. Por eso, trata de mantenerlos fuera de la nevera. Los frutos secos refrigerados se pondrían tan duros que a la hora de comerlos pudieras tener un accidente y dañar tu dentadura.

En cuanto a los quesos, los añejos como el manchego y el grana-padano pasan por un proceso que les da su textura, olor y sabor característicos. Si estos se refrigeran, perderían sus cualidades para ser demasiado granulosos.

2. Frutas tropicales


Los cambures, mangos, piñas y lechosas son frutas de climas tropicales y, por ello, son susceptibles al frío. Las bajas temperaturas de la nevera ocasiona daños en la superficie, descoloración interna, pérdida de agua, sabor interrupción del proceso de maduración natural.

3. Pan

Las bajas temperaturas del refrigerador aceleran el proceso de deshidratación de los panes. Cuando se les expone al frío, el pan pierde el agua y se endurece.

4. Huevos

No es necesario mantener los huevos en el refrigerador. Lo que sí es importante es no consumirlos después de la fecha de expiración porque aumenta el riesgo de contaminación por salmonela. Basta que el sitio de almacenaje sea fresco o esté lejos de la cocina.

5. Cebollas y ajos

Estos vegetales son secos por naturaleza. Al guardarlos en la nevera se propicia la generación de humedad y acelera su proceso de oxidación y deterioro.

6. Papas

El mejor lugar para guardar papas son los sitios frescos, secos y oscuros. Si se les expone a bajas temperaturas, la cantidad de azúcar que tienen puede incrementarse y así ocasionaría niveles altos de un químico llamado acrilamida, que es nocivo para la salud si este alimento se fríe o se hornea a temperaturas elevadas.

Add

Contenido Relacionado