viernes, 12 de junio de 2015

¿Sabes qué pasa si no cambias tus sábanas con regularidad?

Sábanas

Mira tu cama detenidamente. ¿Te sugiere un lugar plácido para descansar a pierna suelta? Puede, aunque si tuvieras unas gafas de visión ultramicroscópica te darías cuenta de que tus sábanas son, en realidad, un festival de ácaros, bacterias y mugre de tamaño infinitesimal.

El menú fatal de tu lecho incluye restos de pieles muertas, pelos, bacterias, mohos, ácaros y materia fecal (sí, el sudor lleva bacterias E-coli. Su número esparcido por la cama aumenta si te gusta dormir en cueros y esos microorganismos abandonan su residencia habitual en el intestino, por el orificio natural, y salen a dar una vuelta por tu cama, por si pueden infectar algo por ahí).

Así las cosas, vuelve a echar un vistazo a tu lecho: ¿a que lo ves como un zoológico de micromonstruos? Pues, si eres riguroso con tus ocho horas de sueño, en ese magma te pasas la tercera parte de tu vida.

Si quieres leer más, pulsa aquí

Add

Contenido Relacionado