martes, 5 de agosto de 2014

Una especie de ranas puede sobrevivir congeladas más de 200 días a -18º C



Una especie de ranas se ha adaptado al invierno de Alaska de tal forma que son son capaces de sobrevivir congeladas un máximo de 218 días, con temperaturas ambientales de 18 grados bajo cero.

"Las ranas de madera de Alaska pasan más tiempo de congelación y descongelación que un filete en el congelador, pero vuelven a la vida en la primavera en mejor forma que la carne", dijo Don Larson, estudiante de la Universidad de Alaska Fairbanks y autor principal un trabajo que demuestra que la extrema tolerancia a la congelación en esta especie.


En la Alaska subártica Interior, las ranas de madera pasan el invierno en el suelo cubierto por mantillo y hojarasca, creando hibernáculos donde las temperaturas pueden mantenerse por debajo de cero durante más de seis meses con temperaturas mínimas de -20º C.

Larson hizo un seguimiento de la hibernación de esta especie, para saber cuánto tiempo y cuánto frío eran capaces de soportar con éxito en su hábitat natural.

Proceso de crioprotección

Comprobó que estas ranas eran capaces de prevenir la degradación celular por congelación envolviéndolas con glucosa, lo que reducía su deterioro y las estabilizaba en un proceso llamado crioprotección.

"La concentración de azúcar dentro de la célula ayuda a equilibrar la concentración de sales fuera de la célula que se produce cuando se forma hielo", dijo Barnes. "Sale menos agua de la célula que si el azúcar no estuviera presente, y se cree que el azúcar y otros crioprotectores mantienen el agua dentro de la célula".

Lo curioso que Larson descubrió es que cuando las ranas de madera se encuentran fuera de su entorno natural acumulan concentraciones mucho más altas de glucosa en los tejidos que hacen las ranas congeladas en el laboratorio, tal como se describe en su artículo publicado en la revista Journal of Experimental Biology.

Esta protección adicional habilita a las ranas a sobrevivir a temperaturas más frías durante un tiempo más largo que antes creían los científicos. Larson cree que el proceso da a las ranas la capacidad de sobrevivir a la congelación a temperaturas mínimas de -18 grados Celsius durante un máximo de 218 días con el 100 por ciento de supervivencia.

"En el campo a principios de otoño hace mucho frío durante la noche y la temperatura subre ligeramente durante el día, y estos episodios repetidos de congelación estimulan a las ranas para liberar más y más la glucosa", dijo Larson. "No hace el suficiente calor durante el tiempo suficiente para que la rana recupere gran parte de esa glucosa y con el tiempo se acumula, dando a la rana más protección contra el daño celular". Este proceso no se había considerado en laboratorio.

Esta habilidad de las ranas  es más que una curiosidad, y algún día puede tener una aplicación en la ciencia del trasplante de órganos humanos. "Si la ciencia puede encontrar la manera de congelar los órganos humanos sin sufrir daños, se daría más tiempo para llegar a las personas en necesidad de órganos", dijo Larson.

Información de 20minutos.es

Add

Contenido Relacionado