martes, 22 de abril de 2014

¿Por qué dormimos mal?

¿A quién no le ha costado en algún momento de su vida conciliar el sueño durante semanas? ¿O quién no se ha desvelado, o despertado más de una vez, noche tras noche, durante una temporada? Entre el 30 y 40% de la población española sufre insomnio ocasional alguna vez en su vida. Y las causas pueden ser de toda índole, como explica Marta Campo, jefa de Psicología del Hospital Sanitas La Zarzuela. Un divorcio, una separación, problemas con los hijos, un estudiante ante un examen, una discusión con la pareja o con un amigo o un familiar, los apuros económicos o incluso alguien que se va a casar… «Hay causas psicológicas que son incompatibles con el sueño. El estrés, las preocupaciones o cualquier problema impacta en la persona y dificulta el sueño. El sueño es la primera alarma que salta cuando una persona se empieza a sentir mal por algo». abc.es
insomnio_xoptimizadax--644x362
No hay que preocuparse si un día no se ha dormido lo suficiente o no se ha tenido un sueño de calidad. «El problema es cuando ese hábito se mantiene en el tiempo y al día siguiente los efectos son importantes», explica la psicóloga. Quien no descansa bien por la noche después, durante el día, se puede sentir irascible, más irritable, le cuesta concentrarse, tiene bajo rendimiento, está más susceptible, cansado, pierde memoria… «El insomnio ocasional es muy frecuente, le pasa a toda la población en determinados momentos de la vida. Suele ser una reacción a una situación estresante», apostilla el doctor Diego García-Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño.

Insomnio crónico

Pero el mayor peligro es cuando el insomnio se trasforma en una dolencia crónica. «Cuando ya es una situación mantenida durante más de seis meses, son personas que de manera habitual tienen dificultad para conciliar el sueño o para mantenerlo, es una situación que se perpetua a lo largo de la vida», sostiene García-Borreguero.
Entre el 8 y 12% de la población puede sufrir insomnio crónico. «Es un porcentaje similar al que existen en otros países occidentales. En España lo que ocurre es que dormimos menos horas, entre 45 y 90 minutos menos que las naciones nórdicas y de centro Europa. Nuestro estilo de vida está encaminado a acostarse tarde y a levantarse algo más tarde que ellos, pero no mucho más. El resultado es un déficit de sueño», explica el doctor.
El insomnio crónico es un problema desatendido
Las causas del insomnio crónico son también muy variadas. Desde el uso de fármacos con efectos estimulantes, enfermedades (síndrome de piernas inquietas, fibromialgia, enfermedad pulmonar obstructiva crónica…), falta de ejercicio, estrés, ansiedad… Según el doctor García-Borreguero «uno de cada diez adultos sufre insomnio crónico. Es un problema desatendido en las consultas porque cuando una persona lo padece no acude al médico»
De ahí, la importancia de mantener una buena higiene del sueño, como recomienda la psicóloga Marta Campo. Establecer unos buenos hábitos no sólo previene el insomnio sino que además lo puede solucionar. Estas son algunas recomendaciones de Marta Campo para para dormir bien:
1. Levantarse todos los días a la misma hora, también los fines de semana.
2. Irse a la cama sólo cuando tenga sueño.
3. No hacer comidas copiosas ni pesadas en la cena.
4. No tomar muchos dulces ni café antes de dormir.
5. Cenar una hora y media o dos antes de dormir.
6. Comer alimentos que contengan triptófano, un aminoácido que estimula la producción de melatonina, la hormona del sueño.
7. Hacer ejercicio moderado durante la tarde, no justo antes de dormir.
8. Dormir sin luz. Al bajar la luz se segrega melatonina que relaja y crea la somnolencia.

Add

Contenido Relacionado