miércoles, 19 de marzo de 2014

Graves errores judiciales en Estados Unidos que supusieron condenas a muerte a inocentes

El ciudadano estadounidense Glenn Ford, que fue declarado inocente tras permanecer 30 años en el corredor de la muerte, se une a una larga lista de casos en los que la Justicia de su país hubo de rectificar.

 Desde 1973, 142 condenados a muerte en 26 Estados han abandonado el corredor de la muerte tras haberse probado su inocencia.

 Según la organización Witness of Innocence, uno de cada nueve condenados a muerte en este país fue posteriormente declarado inocente. Después de recuperar su libertad cada uno de ellos había pasado por término medio 10 años de estancia en prisión.

 Según Witness of Innocence, uno de cada nueve condenados a muerte en este país fue posteriormente declarado inocenteLa mayoría de los errores, de acuerdo con la misma fuente, se producen por una mala representación legal, los prejuicios raciales, malas prácticas de los fiscales y por diferentes errores cometidos durante la instrucción de los casos.

 Por su parte los defensores de la pena capital argumentan que la liberación de condenados erróneamente prueba la fortaleza del sistema judicial y que la utilización de las nuevas tecnologías y avances forenses previene de cometer errores irreversibles.

 Entre los casos de condenados a muerte o largas penas en Estados Unidos, que luego han sido exonerados tras pasar en prisión gran número de años se encuentran:

 James Richardson: fue condenado por envenenar a siete de sus hijos para cobrar las primas del seguro. Fue puesto en libertad en abril de 1989, tras pasar 21 años en prisión.

 Luis Díaz, encarcelado durante 26 años en Miami por siete violaciones, en 1979, y liberado en agosto de 2005, tras unas pruebas de ADN y la rectificación de testigos.

 Daryl Burton, condenado a cadena perpetua por un asesinato en 1984. Fue liberado en 2008, después de pasar 24 años de prisión y dos de libertad provisional.

 William Dillon, condenado por asesinato en Florida, estuvo en prisión 27 años, hasta su excarcelación a finales de 2008. Las pruebas de ADN demostraron su inocencia.

 James Bain, condenado a cadena perpetua por el secuestro y violación de un niño de 9 años, estuvo encarcelado entre 1974 y 2009, cuando por las pruebas de ADN se demostró su inocencia.

 Cornelius Dupree, condenado a 75 años de cárcel en 1980, en Texas, por la violación de una joven. Fue absuelto en enero de 2011.

 Juan Rivera pasó en prisión casi 20 años por el asesinato y violación de una niña en 1992, en Illinois. Fue liberado en enero de 2012.

 James Curtis Williams y Raymond Jackson, declarados inocentes tras casi tres décadas en prisión por el asesinato de una mujer en 1983, en Dallas. Fueron liberados en abril de 2012.

 Robert Nelson, condenado a 70 años por un asesinato. Estuvo en prisión durante 30 años hasta su excarcelación, en junio de 2012. 

 Gerard Richardson, condenado en 1995 por un asesinato. Salió de prisión tras casi 20 años, en octubre de 2013.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2084732/0/errores-judiciales/pena-de-muerte/larga-condena/#xtor=AD-15&xts=467263

Add

Contenido Relacionado